martes, 24 de febrero de 2015

Mensaje del Rectorado sobre huelga y piquetes

Como en ocasiones anteriores (dos o tres huelgas por año) recibimos los profesores de la Universidad de Zaragoza este mensaje del Vicerrector:


Estimados compañeros:

El próximo día 26 de febrero está convocada una huelga de estudiantes. Como en otras ocasiones, es previsible que a lo largo de la jornada hagan acto de presencia piquetes informativos a la entrada de las facultades y en las mismas aulas.

Se hará lo posible por garantizar el derecho de los miembros de la comunidad universitaria de acudir al trabajo y a las aulas, si así lo desean. No obstante, vemos necesaria la participación del personal docente e investigador para que la jornada discurra con normalidad. Para ello lanzamos una serie de recomendaciones:

* Es posible que el tráfico rodado se vea afectado en el Campus de Plaza San Francisco. Se recomienda valorar medios alternativos al coche particular para acceder a este Campus.

* Ante la presencia de piquetes informativos en los accesos a las facultades, es necesario actuar con calma y normalidad, en el caso de que no se participe de los argumentos esgrimidos, se recomienda evitar enfrentamientos inútiles.

* Cabe la posibilidad de que se produzcan interrupciones durante la impartición de alguna clase debido a que los piquetes informativos visiten el aula. Dado lo breve de estas intervenciones, es recomendable no poner impedimentos y realizar una pausa en vuestra labor docente.

Agradeciendo tu colaboración recibe un cordial saludo.


Por si no se entiende el mensaje voy a traducirlo un poquillo—es que hace falta contexto.

El próximo día 26 de febrero está convocada una huelga de estudiantes.

La huelga de estudiantes la convocan unos sindicatos que son sufridos  por los estudiantes, que no les votan y se limitan a sobrellevarlos. Los estudiantes, me refiero al noventa y cinco por ciento de ellos, no van a la universidad a votar sindicatos, sino a estudiar. Pero el cinco por ciento de concienciados los votan—y ahí están, apropiándose de la representación de todos y hablando en su nombre. Estos sindicatos son además muy atendidos y obedecidos por el Rectorado en sus comunicados. Cierran el campus siempre que quieren, con el beneplácito o gesto mohíno del Rectorado que les deja hacer, y sólo tolera la intervención de la Policía cuando pasan a agredir a la gente directamente. La huelga está convocada, sí, pero está convocada por encima de las cabezas de los estudiantes, por ciertos agentes de los partidos políticos.

Como en otras ocasiones, es previsible que a lo largo de la jornada hagan acto de presencia piquetes informativos a la entrada de las facultades y en las mismas aulas.

Acepta el Rectorado la mayor, llamando a los piquetes informativos en vez de lo que son: intimidatorios, coactivos y abusivos. Para informarme ya tengo Internet, gracias. Pero no se trata de eso, en absoluto.  El Rectorado ve previsible (como queda claro) que no se respetará el derecho al trabajo, pero no tiene la intención de hacer nada por cambiar esta situación.

Se hará lo posible por garantizar el derecho de los miembros de la comunidad universitaria de acudir al trabajo y a las aulas, si así lo desean.

Gustos hay para todo. Pero lo posible por garantizar ese derecho no se hará. Por ejemplo, anunciar que se mantendrá la puerta del campus abierta al tráfico rodado y que se garantizarápiquete informativo el acceso normal al campus sin sufrir intimidación ni violencia. O que se dejará actuar a la policía con normalidad— sin más. Eso no se ha hecho nunca en esta Universidad, ni se va a hacer.

No obstante, vemos necesaria la participación del personal docente e investigador para que la jornada discurra con normalidad.

Traduzco: Se dejen ustedes coaccionar, que es lo que toca hoy. Colaboren, señoras y caballeros. Normalidad en esta jornada es que no les permitan a ustedes trabajar con normalidad—así que a callar y a quedarse en casa, mucho mejor que protestar por sus derechos. O súmense a la huelga, oigan, total es contra el PP, qué más da que les estén atropellando sus derechos en primera persona, no es fascismo cuando lo hacemos nosotros.

Para ello lanzamos una serie de recomendaciones:


* Es posible que el tráfico rodado se vea afectado en el Campus de Plaza San Francisco.

Hombre, el Centro Simbólico. Que a los cejijuntos aún no se les ha ocurrido que podrían concentrar sus esfuerzos en bloquear Veterinaria un día.  A ver, no es posible. Es seguro que se va a ver "afectado" el tráfico, porque van a cerrar la verja del campus, con el beneplácito o autorización del Rectorado. Y llamas a Seguridad, como hago yo a veces, y te dicen: Ya sabemos que está cerrada. —¿Y tienen ustedes instrucciones de no abrirla? —No le puedo decir. —¿Podría hablar con el responsable de Seguridad? —En este momento no está localizable. Y así va el asunto una vez sí y otra también. En lugar de garantizar a la comunidad universitaria que esa entrada va a estar abierta como todos los días, para que haga huelga el que quiera, y el que no quiera no la haga.

Yo sé que paso por idiota, comentando lo obvio, o preguntando lo obvio, pero es que en esta universidad, y en todas por lo que entiendo, hay una hipocresía apestosa con esta cuestión de las huelgas y piquetes. Aquí queda bien demostrado que somos carne de fascismo, o de comunismo, que me da lo mismo. Y que vamos a ir a toque de silbato a la menor ocasión que se nos dé. Pero todo con un discurso muy políticamente correcto, eso sí, con mucha opción aparente.

Se recomienda valorar medios alternativos al coche particular para acceder a este Campus.

Y se recomienda escalar tapias en su caso, o llevar impermeable para los escupitajos. Sobre todo si eres de Derecho, que los Cejijuntos les tienen una querencia especial a los de Derecho, y ahí están con sus capuchas y sus palos y banderas de la estrella roja y pañuelos palestinos y camisetas del Che, imponiendo la "vaga" (que la llaman aquí en las pintadas). Otras veces, empero, es la "vada". Cuando ellos mismos la llaman huelga, y aragonés no hablaba ni su abuelo. Pero es que son así de falsos, es que apesta todo a un kilómetro.

* Ante la presencia de piquetes informativos en los accesos a las facultades, es necesario actuar con calma y normalidad, en el caso de que no se participe de los argumentos esgrimidos, se recomienda evitar enfrentamientos inútiles.

Según esta retórica rectoral, los piquetes son informativos, serviciales incluso, y dados al debate intelectual.  Ellos actúan con calma y normalidad. Quien es posible que no actúe con calma y normalidad es el profesorado, algún airado, porque la mayoría ya sabemos que van a cooperar (quedándose en casa si es posible, o sumándose al piquete). Los piquetes esgrimen argumentos—es el profesorado, o el alumnado que insiste en no hacer huelga, el que al parecer no atiende a razones, y busca enzarzarse en argumentaciones inútiles y subir el tono del debate, en lugar de escuchar pacientemente al piquete y luego volverse a casa, convencido, —o pasar a su puesto de trabajo desoyendo las razones. Ah no, perdón, que el argumento que esgrimían era echarte de ahí a patadas.... es que no seguía bien yo el argumentario éste, y aún menos participo de él.

A la mierda, me canso de traducir. No sé ni para qué me molesto en reiterar lo obvio, que mandan los de la porra. Si la mayoría del personal hace huelga cuando se lo ordenan, y sin chistar, será porque le conviene. Si no, no votaríamos a estos representantes, ni les daríamos un puesto que no se merecen.





—oOo—


También lo cuento en Ibercampus.

Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.