domingo, 1 de julio de 2012

Reconversión


Por un renovado pacto constitucional para la reconversión del Estado

Carta abierta al Presidente del Gobierno
Madrid, 25 de junio de 2012,

Señor Presidente:

La extrema gravedad de la situación económica, moral, social e institucional de España en el momento presente nos mueve a dirigirnos públicamente a Vd., como Presidente del Gobierno. Al hacerlo, partimos del reconocimiento de su voluntad de emprender sucesivas reformas para enfrentarse a los muy diversos problemas de nuestro país. Pese a ello, nos es obligado constatar la imperiosa y urgente necesidad de que el Gobierno plantee a las fuerzas políticas con representación parlamentaria, y muy especialmente al principal partido de la oposición, un programa integral, coherente y sistemático de reformas, cuyo debate y negociación ofrezca como resultado un gran acuerdo nacional para lograr la “reconversión del Estado”, puesto que en la presente crisis se han hecho enteramente patentes los defectos y carencias de nuestra actual organización política, social y económica, que no derivan sólo de una gestión ineficiente, sino de  clamorosos fallos de estructura.

Esta “reconversión” no trataría sin más de corregir y perfeccionar el actual sistema, sino de redefinirlo y reorientarlo a la vista del resultado de su desarrollo, una vez transcurridas tres décadas y media desde su puesta en marcha, y ante las nuevas circunstancias surgidas a lo largo de ese período, en particular, nuestra pertenencia a la Unión Europea y a la Unión Monetaria Europea, con los consiguientes acuerdos y tratados sobre la estabilidad fiscal y presupuestaria plasmados en el recientemente reformado artículo 135 de nuestra Constitución.

Creemos que para ser útil a los intereses nacionales este nuevo pacto de Estado debería restaurar el espíritu del “consenso constitucional” imperante durante la Transición,  abordando de modo completo las cuestiones básicas pendientes de solución. Por tanto, ese gran acuerdo ha de referirse a las reformas de la estructura económica de nuestro país y del sistema educativo en todos sus niveles para restablecer la competitividad de la sociedad española en el contexto global, al funcionamiento y composición de los órganos constitucionales (Senado, Consejo General del Poder Judicial, Tribunal Constitucional), a la organización, competencias y financiación de los poderes públicos en sus tres niveles territoriales (Estado, Comunidades Autónomas, Corporaciones Locales), a la extensión y financiación de los servicios públicos, a los instrumentos de participación y representación política de los ciudadanos (partidos políticos, sistema electoral y control parlamentario) y a la posición de España en las instituciones comunitarias en relación al debate sobre el futuro de la unión política, fiscal y financiera, superando así en definitiva lo que ya se reconoce por una amplia mayoría de ciudadanos como el agotamiento de nuestro modelo constitucional.

Es evidente que sin lograr un acuerdo de esa profundidad y amplitud los avances que  suponen las reformas en curso serán limitados y, desde luego, no resolverán los muy graves problemas que tiene hoy España, problemas que se agudizarán en el inmediato futuro por la ofensiva “soberanista” que ya se plantea en el País Vasco y en Cataluña y que pondrá a prueba la supervivencia del Estado constitucional.

Sin embargo, el mero planteamiento de un pacto político de esta naturaleza, por necesario que sea, no basta para conseguir sus objetivos. Es desgraciadamente posible que, a la vista de las divergencias entre las fuerzas políticas con representación parlamentaria, y sobre todo de las posiciones que separan hoy a los dos grandes partidos, no se llegue a ningún acuerdo. De ser así, ni el Gobierno ni el Partido Popular debieran quedarse cruzados de brazos. Además de continuar las reformas necesarias en el ámbito de las competencias del Gobierno de la Nación, existe otra vía para superar esa parálisis: la apelación directa al pueblo español durante esta legislatura mediante la celebración de un referéndum consultivo.

Esta consulta debería versar sobre una trascendental decisión: la reordenación y la racionalización de nuestro sistema político y autonómico y de nuestra estructura institucional para fortalecer la unidad nacional y conseguir la eficiencia y la viabilidad del Estado.
Sr. Presidente, estamos seguros de que su patriotismo y su alto sentido de la responsabilidad le harán considerar las ideas que le hemos expuesto. Confiamos, por tanto, en que ello le anime a adoptar las iniciativas políticas correspondientes para garantizar la unidad, estabilidad y prosperidad de España en esta hora difícil de su Historia.
Reciba, Sr. Presidente, el testimonio de nuestro aprecio y nuestros mejores deseos de éxito en su comprometida misión.

Firmo este manifiesto titulado Reconversión, aunque contiene algunas mentirijillas, en concreto los dos últimos párrafos—me ha crecido la nariz pero bien, ahí.

La lista de firmantes que lo presenta:

Abascal, Santiago
Alcaraz, Francisco José
Bueno, Gustavo
Buesa, Mikel
Calvet Chambón, Enrique
Caneda Tchad, Jorge
Cánovas del Castillo, Antonio
De Cuenca, Luis Alberto
De los Ríos, César Alonso
De Miguel, Amando
Domingo, Víctor
Espada, Arcadi
Espinosa de los Monteros, Iván
Gándara, Alejandro
González Quirós, José Luis
Gortázar, Guillermo
Gutiérrez Fuentes, José Antonio
Levy, Boris
López Facal, Javier
Macarron, Alejandro
Martín Aguilera, Antonio Jesús
Mejías, Carina
Ortega Lara, José Antonio
Parada, Ramón
Peralta, Ramón
Prego de Oliver, Adolfo
Puerta, José Luis
Rodríguez Braun, Carlos
Rodríguez García, Ramón
Ruiz Soto, Carlos
Santonja, Gonzalo
Savater, Fernando
Tamarón, Marqués de
Vázquez Rial, Horacio
Vidal-Quadras, Alejo

Veo este manifiesto como básicamente antisecesionista y anti-partitocracia, coincidente con el planteamiento de UPyD, y en gran medida con los de algunos sectores "arrinconados" del PP y hasta del PSOE. Una reconversión de la constitución española también requeriría eliminar borbonadas, fueros navarros y cupos vascos, y poner realmente una ley igual para todos—aunque esto ya no lo llega a decir el manifiesto.

Pero todo esto a Rajoy, partitócrata arquetípico, por un oído le entra y por otro le sale, evidentemente: no hay más que ver el odio y desprecio con el que se dirige a Rosa Díez cuando oye cosas en esta línea. Y los españoles le votan a individuos como él, o como Rubalcaba: está demostrado.  O sea que el pescado está ya vendido, y hay que esperar a que el chiringuito quiebre a base de bien, mientras este individuo y sus votantes ven fútbol, haciendo el viaje a ninguna parte... to the bitter end.





Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.