sábado, 21 de julio de 2012

La Question humaine


Interesante película sobre ética de empresa, pero no al modo americano (para eso ver In Good Company, por ejemplo, o Margin Call, o Up in the Air), sino al modo franco-alemán; va sobre una gran compañía química en Francia, y el protagonista como el director está a mitad de camino de las dos culturas, es de Estrasburgo. La compañía se ocupa de la psicología y el ocio de sus empleados, de maneras inquietantes poco a poco; los colores son fríos, verdes, azules y grises, y el ambiente triste y claustrofóbico. No se sabe qué se fabrica en I.G. Farb, pero hay control metódico, y humo que va a parar a la atmósfera. Hay síntomas, escenas semioníricas de alienación. Hay intrigas. Un visir de la empresa quiere ser director en lugar del director, y manda al protagonista Kessler, psicólogo de la empresa, que investigue su cordura al detectarse comportamientos extraños. Hay maniobras de ganarse confianza, espionaje en distancias cortas. El psicólogo también promueve fiestas rave y actividades musicales; no por ello mejora el ambiente. La Empresa trata mucho con japoneses, y tiende a volver japonés al personal, volcarlos en su dedicación a la empresa; la cuestión humana ataca sin embargo en la persona del director, el Sr. Just, atormentado por la muerte de su hijo y por el pasado que no lo deja vivir. El pasado va saliendo a flote: es la herencia del nazismo, las familias en las que se criaron él y el intrigante subdirector, productos del régimen hitleriano, con traumas de infancia desplazados largo tiempo. Un tercer elemento activo es un antiguo empleado despedido, detector de esos traumas y de la analogía entre la ética de productividad de la empresa y la del Estado nazi. La película es sensible a las críticas de Kraus y Klemperer sobre la distorsión nazi del lenguaje, y la aplica al lenguaje del rendimiento y productividad en la empresa. También recuerda algunas escenas de Las Benévolas, de Jonathan Littell, por ejemplo el sueño en el que la sociedad amenazaba con convertirse en una gigantesca fábrica. El Sr. Just contraataca las maniobras desestabilizadoras contra él, contravigila. Es como un viejo orangután triste y experimentado, defendiéndose en un mundo difícil, es inteligente y lúcido a pesar de las interferencias que su pasado produce en su cerebro, pero no por ello deja de intentar suicidarse. El psicólogo aprende cómo él mismo no está a salvo de verse mezclado más de lo que le conviene para su propio equilibrio emocional, que él creía a salvo—y viene a descubrir su propia culpabilidad e implicación en el la cosificación de seres humanos. Es inquietante la película, termina con un largo recitado recordando el holocausto y cómo el lenguaje nazi, con su barniz de eficiencia deshumanizada, ayudaba a ocultar la realidad humana, algo que para el director se repite en cualquier discurso que subordina la cuestión humana a la eficacia controlada por método y planificación.

La Question humaine. Dir. Nicolas Klotz. Written by Elisabeth Perceval, based on a novel by François Emmanuel. Cast: Mathieu Amalric, Michael Lonsdale, Edith Scob. France, 2007.


Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.