jueves, 26 de abril de 2018

La enseñanza del odio en las escuelas catalanas

La Luna desde mi cámara 2

DSC03345 (1)

Retropost #2124 (26 de abril de 2008): Comunión de Ivo

Hemos celebrado la primera comunión de Ivo, con algunos primos hermanos tíos abuelos y padrinos. A destacar la gran concentración por su parte, metiéndose totalmente en su papel.


pibosanto


Aquí aparece con los yayos y con su colega Sasha. Al fondo, mi facultad y el edificio donde dozo:


con yayos



Con mami y con su pseudo-gemelo Otas—que sin embargo no ha pasado aún por el Rito:



commami



Aquí está su foto de Mago Blanco (lanzaba rayos de luneta con el anillo):


Mago Blanco

Aunque quizá el mejor documento gráfico del día sea éste: tras haber recibido los mega-regalos que le han caído, a cual más alucinante y más esto ya es pasarse, el pibo interpreta su Danza Espontánea en QuickTime:











Su primo Pablo no ha podido evitar unírsele, como si fuesen un par de minstrels callejeros en un minstrel show de Nueva Orleans.


Vamos, un buen día, de tantos que van cayendo, y que sigan.


compapi



—oOo—

Cifuentes dimite como presidenta de la Comunidad de Madrid



El estudio de Ivo

El estudio de Ivo

miércoles, 25 de abril de 2018

L'Amour flou (7)

Sacan el Dossier Cifuentes para forzar la dimisión




Todos tenemos uno, potencialmente, o lo tendremos:
https://esradio.libertaddigital.com/fonoteca/2018-04-25/federico-comenta-la-dimision-de-cifuentes-124089.html






—oOo—

Una iglesia de Zaragoza

Una iglesia de Zaragoza

Lección de economía bolivariana

Dimite Cristina Cifuentes

Tras los ímprobos esfuerzos de Escolar por desacreditarla, es Inda el que se cobra la cabeza de Cifuentes. No hay justicia en el mundo.



Porque por lo del máster no ha dimitido, ni iba a dimitir. Faltaba la gota de agua. Lo de que haya sido por la crema rejuvenecedora ya es justicia poética para los políticos que se aferran al cargo cuando la prudencia exige lo contrario.
 




Brandau, Dieter. "Editorial de Dieter: Cifuentes dimite." EsRadio 25 April 2018.*

2018

—oOo—

LGTBIWGSRN

LGTBIWGSRN


En la página de SSRN sobre Non-Binary Gender & Sexuality Studies.

Y en el Sexuality & Gender Studies eJournal: https://www.ssrn.com/link/Sexuality-Gender-Studies.html

Aquí el artículo:
https://ssrn.com/abstract=3151961

—oOo—


—oOo—

Infiltrados en los GDR

Nueva York under construction

20180420-P1150318

La perra de los separatas con Putschdemón

Retropost #2123 (25 de abril de 2008): Slightly anti-climatic


20080425175525-2393256447-a6f19f9c3b-m.jpg
Me mencionan en una reseña:

Clara Calvo, Reseña de Books in Motion: Adaptation, Intertextuality, Authorship. Ed. Mireia Aragay. Atlantis 29.2 (Dec. 2007): 101-106. Aquí está este número de Atlantis en red.

Gusta mi enfoque combinando hermenéutica e interaccionalismo simbólico pero resulta "slightly anti-climatic" mi elección de objeto de estudio—las películas sobre Enrique V de Shakespeare, que no son novedosas ciertamente, me tiro a lo clásico. Y también ignoro, quizá olímpicamente, las discusiones sobre qué es un remake, que es un off-shoot, qué es un rewriting, etc. ya tratadas por los filmic shakespeareans.

De modo optimista, podemos quedarnos con que "García Landa’s chapter is a crucial addition to the book" o que "his post-modern hermeneutic approach is particularly suited to film adaptations of Shakespeare’s plays, which are generally steeped in a dense reception history" (103).

El libro en conjunto también ha gustado. Cómprenlo por favor: aquí está su página de la editorial Rodopi. Tranquilos, que no pagan royalties a los autores: en mi experiencia con ellos, todo el dinero se lo queda la editorial.

Y a otra cosa mariposa, le he escrito esta carta al webmaster de la página de ESSE:


Dear Jacques Ramel:

I am the editor of a free-access, non-profit bibliography which I think many members of ESSE might find useful:
A bibliography of Literary Theory, Criticism and Philology
http://www.unizar.es/departamentos/filologia_inglesa/garciala/bibliography.html

It includes well over 150,000 records, with a main focus on English studies, as well as many links to specialised websites. Following the suggestion on the ESSE website, I would be grateful if you included a link to the bibliography on the resources section of the website. The bibliography has been linked on the websites many academic institutions, including the relevant link sections of the Library of Congress, Harvard University, Oxford University, MIT, University of Chicago, Encyclopaedia Britannica, etc.

In case you decide to include a link, I would be grateful if you would let me know.
Sincerely,

Jose Angel Garcia Landa
University of Zaragoza (Spain)

Veremos si la incluye. Primera vez que me molesto, o segunda porque a ESSE ya se lo pedí hace años y declinaron. Muchos me enlazan sin que se lo pida (ya digo que nunca lo hago, menos con estos de ESSE). Por ejemplo, aquí en la Encyclopaedia Britannica, aparezco como el sitio recomendado en "The Web’s Best Sites" para esta cuestión, bibliografía de teoría literaria. Pero muchos otros me ignoran con bastante deliberación (con frecuencia en mi propio departamento). ¿Y citarla, alguien que haya usado esta bibliografía, en un trabajo académico? Aún estoy por ver el primero, desdichadamente. Igual es porque es gratis, se consuela uno pensando.

Después de trece años que llevo colgándola en la red, otro igual se desanimaba un poco. Yo es que tengo el escepticismo ya muy trabajado.
 
 
 —oOo—

martes, 24 de abril de 2018

¿Ha cambiado algo en Cataluña desde el 155?

Mi pequeño Mig-15

Mi pequeño Mig-15

Me doy de baja de Cáritas

Cáritas firma el manifiesto catalanista por el supremacismo del catalán y el derecho a decidir, Y HOY ME DOY DE BAJA DE CÁRITAS.  https://okdiario.com/espana/2018/04/24/caritas-firma-manifiesto-favor-del-referendum-ilegal-2169709

Se lo explico así a la amable oficinista, que me explica que cada Cáritas es independiente. Ya, le digo, pero lo mismo pasa con la UGT, que la de aquí no tiene nada que ver (dicen) con la de Cataluña, pero en Cataluña la UGT apoya el separatismo.

Que se busquen otro nombre. Yo no voy a subvencionar a organizaciones catalanistas.

—oOo—

Los obispos ayudan de nuevo a la ETA

Llevan la inmersión lingüística al Parlamento Europeo

Una en plan Harley 2

Una en plan Harley 2

Luchando contra el antiespañolismo público

Retropost #2122 (24 de abril de 2008): The Subject of the Subject


20080424205853-112532644-9e199fbf50-m.jpg


Para quien le vaya el sujeto y sus sujecciones, en especial visto por este sujeto—y por Erving Goffman—acabo de colgar este artículo sobre el tema (on the subject): "Goffman: La realidad como expectativa autocumplida y el teatro de la interioridad" —en el Social Science Research Network. En realidad, también va de la realidad, de cómo ésta se sujeta (malamente) en las mentes, y de cómo (al contrario que Jehová) somos y no somos quienes somos. Y de cómo representamos, para los demás y para nuestro público interior, el papel que nos va tocando: el papel de nosotros mismos—pues no soy yo el único que lo hace tan teatralmente.

Bueno, pues de eso va.

Como de costumbre, lo que subo al SSRN es una versión rehecha, repegada, revisada y academizada de posts que ya he publicado aquí antes. El título y resumen están en inglés, pero el artículo está en español (como casi todos los que subo). Bien me critican que sea prolijo en mis posts, pero es que entre pitos y flautas así me sale un peipa de veinticinco páginas veinticinco.

Al público necio y sabio le doy un papel,
Y cada uno haga lo que quiera con él.

Pero ojo los dedos... que es papel virtual: la celulosa no va incluida.

Y oye, qué pocos me dan las gracias. No me extraña que, el que pueda, cobre.




—oOo—

lunes, 23 de abril de 2018

La Universidad de Málaga y las mentiras de Errejón

La Universidad de Málaga y las mentiras de Errejón

Espai en Blanc


Nos anuncia esto la Sociedad Aragonesa de Filosofía:


A lo que comento:

Para quien mire el programa de Espai en Blanc, no le constará nada reconocer el argumentario okupa y CUP, y otros discursos altamente indeseables para quienes no comulguen con el entorno del actual ayuntamiento de Barcelona, Ada Colau etc etc. Que vayan avisados los jóvenes, que luego me los adoctrinan. Hay utopías altamente perniciosas, y la Cataluña actual abunda en ellas. Incluso las exporta.


 Marina Garcés llegó a las noticias de primera plana nacional cuando, en el pregón las fiestas de la Merced e invitada por el grupo de Ada Colau, tras el atentado yihadista de las Ramblas y Cambrils, manifestó su lamento por la ausencia de los terroristas en las fiestas, a los que caracterizó como "unos jóvenes de los que nunca sabremos si querían morir matando."

Vamos, que le cabe la duda de que quisieran morir, o de que quisieran matar. Pues la duda ofende.







—oOo—










Cita con la historia - 03 - El tesoro del Vita

Vox defiende lo que otros dejaron de defender

El sentido de la vida

Les années d'autrefois (5)

Refoto de Flickr

Refoto de Flickr

El más leído en ResearchGate - Lingüística

El más leído en ResearchGate - Lingüística

Françoise Hardy - Refoto de YouTube

Françoise Hardy - Refoto de YouTube

Retropost #2121 (23 de abril de 2008): Internet en 1908


Hay quien ha hablado del telégrafo como "la Internet victoriana", y es cierto que las redes de comunicaciones se van enlazando unas con otras y sus protocolos no sólo innovan radicalmente a veces sino que también se asientan constantemente en cosas que ya pasaron antes. Y a veces ya se ve de lejos en qué van a parar las innovaciones, porque sólo en parte son nuevas. La interfaz humana sobre la que se aplican no cambia tanto como la tecnología.

Hace cien años que E. M. Forster, victoriano a su pesar, concibió algo bastante parecido a Internet en su relato "The Machine Stops", escrito en 1908 y publicado en 1909. Es una distopía que prefigura bastantes aspectos de Un mundo feliz de Huxley o de 1984 de Orwell, y que es extraño no sea más apreciada o conocida dado el éxito que han tenido estas otras visiones del futuro. Entre sus puntos de interés está la manera en que la sociedad "ideal" / horripilante del futuro está totalmente mediatizada por la Máquina. Las personas viven en ciudades subterráneas, en celdas hexagonales conectadas por pasillos vacíos, donde medios de transporte automáticos, poco utilizados, llevan hasta los aeropuertos. Son las aeronaves al parecer los únicos espacios públicos—y se viaja lo menos posible en ellas, no gustan. La vida está cada vez más mediatizada por la Máquina, que se encarga de proveer todas las necesidades de los individuos con un sistema de domótica perfeccionado: aire acondicionado, música, comida, etc., todo lo provee la Máquina. Vashti, una de los protagonistas, encarnación del ciudadano perfecto, siente típicamente un "horror a la experiencia directa"—y le desagrada sobremanera tener que tomar la aeronave para ir a visitar a su hijo Kuno en la otra punta del mundo, aunque ya hace mucho aviniéndose a viajar a pesar de esa repugnancia. Las visitas, como todo tipo de reuniones cara a cara con otras personas, los paseos, los viajes, etc., son un resto del pasado que está desapareciendo rápidamente de las costumbres.

Pero a pesar de este aislamiento físico de las personas, sin espacios públicos físicos ni reuniones ni visitas, se nos dice que "en algunas direcciones la vida social se había desarrollado enormemente". Se trata de las videoconferencias y el chat a través de la máquina. Vasti al parecer conoce a miles de personas, pero sólo virtualmente, a través de la pantalla. De hecho es profesora—no sabemos si aficionada o profesional o si esa distinción ha desaparecido en el mundo de la máquina. Y quien desea se conecta a sus lecciones a través de la Máquina. Forster anticipa así en cierto sentido las redes sociales. Aunque la tecnología de su máquina por supuesto no queda explicada, y parece un tanto Julio Verne, sí que anticipa un rasgo importante de la Red, que es la personalización y descentralización de sus funciones comunicativas. Así por ejemplo, si hay televisión personalizada tipo YouTube (aunque quizá sólo en directo) no hay en cambio e-mail, y los mensajes escritos los envía la máquina a través de un sistema de correo neumático.

La descentralización de la Máquina también se manifiesta en el anonimato del poder y en la mediatización de todos los aspectos de la vida social por este tipo de distribución de la comunicación y el trabajo. La Máquina se confunde con la estructura social, de hecho los ciudadanos han pasado a ser meras piezas de la Máquina y han de ser dóciles y uniformes para que ésta cumpla su función de regulación y distribución de la manera más eficaz posible. Los rebeldes tipo Neo, uf, digo, tipo Kuno, son perseguidos por vigilantes automáticos, y la máquina mantiene a los rebeldes fuera y repara los agujeros del sistema. Como en el caso de Matrix, hay aquí imágenes de un retorno uterino de pesadilla: Kuno describe su huída al exterior de la máquina con imágenes que evocan el nacimiento y la liberación de cordones umbilicales; y no es casual que la encarnación humana de la Máquina y su más fiel sirviente sea Vasthi, que si no es madre asfixiante en persona es únicamente porque ha delegado ese papel a la Máquina—ahora no hay vida familiar, o más bien sólo hay una relación familiar y obsesiva con un útero-cárcel, la Máquina. Podemos ver aquí una expresión de los deseos de liberación emocional y sexual de E. M. Forster, homosexual reprimido, que convivió largamente con su madre, sin figura paterna cercana y obligado a llevar una vida de respetabilidad victoriana puramente maquinal. En muchas de sus novelas se expresa esa búsqueda de espontaneidad y liberación, huída del sistema victoriano de clases y roles, que aquí aparece encarnado en pesadilla mecánica y desplazado a la Máquina. Aunque cuando Kuno se libera liga con una chica—la publicación de Maurice aún estaba muy lejos en 1908... Kuno es capturado de nuevo por la máquina, pero sueña con un futuro en el que otras personas, en otra generación, puedan vivir fuera de esta Máquina heteroasexual en la que está pillado.

Otro aspecto de la Máquina que es relevante es el control de las comunicaciones. Al estar toda comunicación mediatizada por la Máquina, toda comunicación es controlable, y se controla por el bien del sistema. También, al parecer, de una manera rutinaria y automatizada, como parte del mantenimiento del sistema, sin que haya una desagradable figura autoritaria que tome decisiones al respecto. La Máquina es anónima—no hay un Big Brother que dirija el sistema, aunque naturalmente tampoco lo hay en la novela de Orwell. Así, pues, sí, hay también un Echelon en 1908, pero las funciones de policía son en todo caso marginales: la maquinización del mundo se impone no por la fuerza de la violencia sino por la fuerza de los hechos, por el comportamiento espontáneo de las personas en sus circunstancias, como conclusión lógica de la organización social creciente y de la disponibilidad de la tecnología. Aquí es el Sistema mismo el que es la Máquina, por eso nadie en concreto la ha creado, y rueda sola, con su Aparato Autorreparador que la va parcheando y adaptando. Mal que bien, porque al final se derrumbará tras diversos amagos, de la noche a la mañana. Al ser una Máquina (piezas y funciones interconectadas) el derrumbe cuando llega es súbito y total. En este sentido la Máquina (al ser global) es también una encarnación de pesadilla de la totalización globalizadora, que ha sometido el mundo entero a su sistema de circulación y sólo ha dejado fuera a unos pocos rebeldes y marginales. Y esta globalización, aunque haya sabios y mentes pensantes, no la ha diseñado nadie ni la gobierna nadie en concreto, pues es la Máquina la que ha ido imponiendo su propia lógica sobre los comportamientos, voluntades y decisiones. Es la pura eficacia de la organización social humana la que lleva inexorablemente al desarrollo de la Máquina y a subordinar a ella nuestra manera de pensar, de sentir y de hacer—lo que podríamos llamar la cyborganización de la vida social.

En muchos sentidos es la de Forster una profecía cumplida—y no es tanto el mérito (aunque no se lo quiera yo quitar) en cuanto que en muchos sentidos no es ni siquiera una profecía, sino una trasposición metafórica de la vida moderna, de la experiencia urbana, cargando un poco las tintas en la dirección de la alienación y el aislamiento y la taylorización.

Hace poco aparecía en Les Bienveillantes de Jonathan Littell una imagen comparable, una memorable alegoría de la sociedad moderna, nazi o no, en su culminación lógica, una sociedad-máquina también, o una gigantesca cárcel de Piranesi, tal y como se manifiesta en los sueños obsesivos del narrador de la novela tras su visita a los campos de exterminación:


Una secuencia en concreto se repetía y se amplificaba noche tras noche, un sueño oscuro y difícil de describir, sin ningún sentido narrativo pero que se desplegaba siguiendo una lógica espacial. En este sueño recorría yo, pero como desde el aire, a diferentes alturas, y más bien como una pura mirada o incluso una cámara, más que como un ser vivo, una ciudad inmensa, sin límite visible, con una topografía monótona y repetitiva, dividida en sectores geométricos y animada por una intensa circulación. Millares de seres iban y venían, entraban y salían de edificios idénticos, ascendían largas avenidas rectilíneas, bajaban al subsuelo por bocas de metro para salir por otro sitio, incesantemente y sin finalidad aparente. Si bajaba yo, o más bien si bajaba esa mirada en la que me había convertido, a las avenidas para examinarlos al detalle de cerca, comprobaba que estos hombres y mujeres no se distinguían unos de otros por ningún rasgo particular, todos tenían la piel blanca, el cabello claro, los ojos azules, pálidos, perdidos, los ojos de Höss, los ojos de mi antiguo ordenanza Hanika, también, en el momento de su muerte en Jarkov, ojos color de cielo. Había raíles surcando la ciudad, avanzaban trenecitos y hacían paradas fijas para vomitar una oleada de pasajeros enseguida reemplazados, hasta donde llegaba la vista. En las noches siguientes penetré en algunos de los edificios: filas de gentes caminaban entre largas mesas comunes y letrinas, comiendo y defecando en fila de plantación; en camas superpuestas, otros fornicaban, luego nacían niños, jugaban entre las armazones, y cuando habían crecido bastante, salían para ocupar su lugar en la marea humana de esta ciudad de la perfecta felicidad. Poco a poco, a fuerza de contemplarlo desde diferentes puntos de vista, se desprendía de este hervidero aparentemente arbitrario una tendencia: imperceptiblemente, un cierto número de personas terminaban siempre por ir al mismo lado, y entraban por fin en inmuebles sin ventanas donde se acostaban para morir sin decir una palabra. Venían especialistas y cogían de ellos lo que pudiese contribuir todavía a alimentar la economía de la ciudad; luego quemaban sus cuerpos en hornos que servían simultáneamente para calentar el agua que se distribuía por los distintos sectores por canalizaciones; se apilaban los huesos; el humo que salía de las chimeneas se unía, como afluentes, al humo de las chimeneas vecinas, para formar un largo río tranquilo y solemne. Y cuando el punto de vista del sueño retomaba altura, podía yo distinguir un equilibrio en todo esto: la cantidad de nacimientos, en los dormitorios, igualaba el número de fallecimientos, y la sociedad se autorreproducía en un equilibrio perfecto, siempre en movimiento, no produciendo ningún excedente y no sufriendo ninguna disminución. Al despertarme, me parecía evidente que estos sueños serenos, desprovistos de toda angustia, representaban el campo de concentración, pero un campo perfecto, que había alcanzado un punto de stasis imposible, sin violencia, autorregulado, funcionando perfectamente e igual de perfectamente inútil, puesto que a pesar de todo ese movimiento no producía nada. Pero reflexionando sobre esto más adelante, como intentaba hacerlo mientras me tomaba mi sucedáneo en la sala de la Haus der Waffen-SS, ¿no era acaso una representación de la vida social en su conjunto? Liberada de sus oropeles y de su vana agitación, la vida humana se reducía a poco más que esto: una vez que uno se había reproducido, se había alcanzado la finalidad de la especie, y en cuanto a la finalidad propia de uno, no era más que una añagaza, una estimulación para levantarse por la mañana; pero si se examinaba la cosa objetivamente, como yo pensaba que podía hacerlo, la inutilidad de todos los esfuerzos era patente, al igual que la reproducción misma, puesto que no servía sino para producir nuevas inutilidades. Y así daba yo en pensar si el campo de concentración, con toda la rigidez de su organización, su violencia absurda, su jerarquía meticulosa, no sería acaso más que una metáfora, una reductio ad absurdum de la vida corriente?

Aquí la sociedad también es una gigantesca cadena de montaje, una gran máquina donde los ciudadanos son a la vez las piezas y los productos. Es una culminación lógica (lógica de pesadilla) de los procesos de organización social y eficiencia. Internet no está aparente, es cierto. Pero es que internet, las máquinas, como los sujetos, no es sino un fenómeno parcial, un elemento de los procesos de organización. Es la organización en sí la que es la red, o la máquina.





—oOo—



Las nuevas cesiones a la ETA

En la tertulia de Federico hablan del pacto secreto o discreto con la ETA a través del PNV, y de la infección de tolerancia a todo el separatismo proetarra en Cataluña y en el resto de España.*
         2018






—oOo—

Retropost #2120 (23 de abril de 2008): Vivre sa vie


Es una película de Godard, un clásico de la Nouvelle Vague, de 1962.  Narra el descenso vital de una chica que vive su vida, de joven dependienta casada primero, dedicándose a la prostitución luego, y termina con una muerte de perro en un ajuste de cuentas de sus chulos y propietarios, justo cuando encontraba nueva pareja y pensaba dejarlo. Todo un poco a la ligera, la chica. Pero para compensar, todo contado a la Godard, a base de escenas más o menos inconexas, atípicamente engarzadas; encuadres extravagantes de esos que nos gustan a los intelectuales cinéfilos: con los personajes de espaldas (simbolizando comunicación solapada a veces, otras just because), composiciones con un personaje tapando al otro, con primeros planos desubicados, la cámara yendo un poquito a su aire como sin hacerles a los personajes todo el caso que debiera si esto fuera Hollywood...  Cosas todas que no contribuyen desde luego a que la historia se vea involucrándose emocionalmente. Vivre sa vieMás bien hay una distancia aséptica o indiferencia—la película no juzga, o más bien hace una mezcla atípica e inconsistente, desorientadora, de juicios y abstinencias de juicio. Porque hay muchos juicios implícitos sobre la prostitución, la explotación, etc., no puede ser menos, pero quedan a la vez extrañamente desactivados por lo que vemos. El personaje retratado, Nana (una chica zola), parece un poco ajena a lo que le pasa—va errante por la vida disfrutando de los momentos, mirando las musarañas, prostituyéndose con el mismo desinterés con el que vende o malvende discos, sin plantearse un comportamiento coherente o un proyecto de vida que permitiese pensar que es una víctima de algo o de alguien que no sea su propia desatención y falta de recursos, meningíticos sobre todo. Por ejemplo, debe dinero la chica y la deshaucian, pero no le importa gastarse lo que deben ser sus pocos cuartos en cines y bares. Claro que estas endebleces tampoco parecen preocuparle para nada al director, no están ahí sus prioridades, para nada. Realmente no están sino en desvencijar un poquito la narración cinematográfica tradicional, con escenas que parecen no venir a cuento, conversaciones desconectadas del progreso narrativo, etc. Eso sí: la chica, que tenga sesos de mosquito pero que sea guapa, que su cara resuelva la composición si el plano es demasiado estático. Y una vez retratada, que muera como en el Retrato Oval. Estos materiales culturales accidentales que se introducen (la alusión al cuento de Poe, la conversación sobre filosofía alemana, la escena de Juana de Arco de Dreyer) son como un kit de hágalo usted mismo, para que el espectador los aplique a su gusto a la película, en autorreflexión problemática y no obvia. Pero también los podemos dejar estar ahí, y contemplar el kit sin más. Realmente sí hay vidas que merecen que las filme Godard, y no alguien más involucrado en ellas. Y puestos a filmar la vida cotidiana de una prostituta a fragmentos, se me ocurren muchos otros fragmentos que aquí se dejan fuera. Pero claro, hasta los experimentales clínicos trabajan dentro de unos parámetros presentables de decencia, no vayamos a confundir los géneros...

Vivre sa vie. Escrita y dirigida por Jean-Luc Godard, basada en una obra de Marcel Sacotte. Cast: Anna Karina, Sady Rebbot. Fotog. Raoul Coutard. Prod. Films de la Pléiade. Francia, 1962. DVD: Vivre sa vie / My Life to Live. Nouveaux Pictures, c. 2004.*




—oOo—

domingo, 22 de abril de 2018

Featured CORE upload!


Featured CORE upload!


Aquí:
http://dx.doi.org/10.17613/M6PZ81
 




—oOo—

Ivo en su cuartito

Ivo en su cuartito

053 - La campaña de mentiras sobre la represión en Asturias en 1934 | Hablamos español

Gustavo Bueno sobre el bable, España, y todo lo demás



La filosofía como mapa del mundo.

—oOo—

Esther Muñoz vuelve a METER UN REPASO ÉPICO A LOS SEPARATAS

Everybody Knows (4)

Françoise Hardy - On n'est pas couché 21 avril 2018




Me lo acabo de comprar. Aunque ahora mismo estoy oyendo el último de Françoiz Breut.

—oOo—

Bob Dylan - I Was So Much Younger Then (1958-1965)

Refoto de Flickr

Refoto de Flickr

Retropost #2119 (22 de abril de 2018): Oh lenguaje engañoso y falacia humana


20080422212404-2248520210-1a0efb96d5-m.jpg


Comentario puesto en el blog de Victor Gómez Pin que como de costumbre argumenta con argumentos falaces a favor del derecho al suicidio, y critica a nuestras leyes supuestamente teocéntricas que no autorizan el suicidio:

Vd. critica ciertas presuposiciones sobre un dios, etc., que al parecer existen en las leyes. Pero las leyes no buscan su justificación en una ley divina. Simplemente se basan (mientras no se pruebe lo contrario) en la voluntad popular. Por el contrario, el razonamiento de Vd. sí que pretende buscar una base a las leyes en un derecho trascendente y preexistente a la ley, un derecho según el cual los individuos se pertenecen a sí mismos. Esa relación de pertenencia es puramente imaginaria, existente (ya lo vemos) en la mente de Vd. y de los señores que cita, pero me temo que no tiene ningún fundamento jurídico. Los individuos no "se pertenecen" a sí mismos: más bien tienen la obligación legal (no hay otra objetiva) de cumplir las leyes en lo que estas dispongan sobre sus derechos y obligaciones para consigo mismos y para con los demás. La ética de cada cual puede tener fundamentos celestes como la católica o invocar un derecho natural como vd. hace, derecho que cada cual interpretará a su manera. Pero las leyes no se edifican sobre una de esas éticas privadas.

Atención, pregunta: ¿He sostenido aquí que el suicidio debería estar, o seguir, prohibido?





—oOo—

Retropost #2118 (22 de abril de 2008): Las Crónicas de Spiderwick


20080422192904-123606911-4bd5a235c8-m.jpg


Vamos a ver con los pseudo-gemelos una película para niños de esas que cuando éramos niños hubieran sido catalogadas con dos rombos y de terror pánico para adultos. Ahora, pschá, los niños tienen menos miedos, aunque los ogros sean hiperrealistas. Tanto el libro como la película les han gustado mucho.

Resumen de RedAragón:
Adaptación de las novelas de Tony DiTerlizzi y Holly Black, Las Crónicas de Spiderwick recrea a base de efectos especiales y espectaculares decorados, un universo fantástico de corte similar al visto recientemente en Narnia o La brújula dorada. Los gemelos Jared y Simon y su hermana mayor Mallory descubren un mundo paralelo poblado por trasgos, ogros, espíritus y hadas a través de la Guía del mundo fantástico que nos rodea, un libro escrito por su peculiar tío Arthur. Desde el momento en que abren el libro, los tres niños entran en un mundo de fantasía e inician una intensa aventura para proteger ese mundo del malévolo ogro Mulgarath.

A observar que es una película para familias traumadas—el padre de los niños los ha dejado para irse "con otra", y en la acción secundaria del drama familiar, lo que sucede es que Jared deja de identificarse con su padre y de echarlo de menos, para aceptar vivir con su madre. Y como vasos comunicantes psicológicos, el ogro de la historia se identifica con la imagen abyecta del padre: en un momento de la película, adopta la forma del padre y hasta lo apuñala el niño, vaya manera de resolver el Edipo. A estas alturas la familia americana media debe estar divorciada y reubicada, claro; y hay que adaptarse. Pero mal quedan aquí los padres/ogros. También la historia del dueño del caserón encantado, el tío Arthur Spiderwick, era una historia de padre ausente, abducido por sus hadas que son sus estudios, y que vuelve del mundo mágico para encontrar a su niña ya octogenaria...

Bueno, a mí me ha pasado que he visto a Nick Nolte, que cuando yo iba al instituto hacía de chaval de instituto en Hombre Rico, Hombre Pobre, haciendo aquí de siniestro vejestorio, otro de los avatares del ogro. Si es que se nos va el santo al cielo aquí en la red estudiando el mundo fantástico que nos rodea, y se nos consume la vida en un pispás...

Las Crónicas de Spiderwick. Director: Mark Water. Interpretes: Freddie Highmore, Mary-Louise Parker, Nick Nolte. http://www.spiderwick.es



—oOo—

Retropost #2117 (22 de abril de 2008): Descentralizaciones

Sobre algunos inconvenientes o peligros de la descentralización en la Universidad, habida cuenta de sus tendencias feudales tan arraigadas.

Comentario puesto en el blog de Rafael Navarro, uno de los candidatos a rector de la Universidad de Zaragoza, en un post sobre la política de descentralización que él ve necesaria en la Universidad.

La descentralización puede tener efectos de doble filo. Me refiero no sólo a la geográfica, sino a la delegación de funciones y normas a los departamentos y centros. Donde no está el Rectorado para unificar criterios y aclarar cuáles son las normas generales vigentes, y aplicables a todos, a veces los feudos locales campas a sus anchas, y en lugar de modernizar la Universidad lo que hacems es enquistar sus vicios adquiridos. Es importante que, ademas de saber qué está descentralizado, el Rectorado tenga una normativa clara sobre los límites de tal descentralización. Aunque dudo que en el nivel de complejidad organizativa de la Universidad se llegue a llevar una política coherente en este sentido. Una vez algo se descentraliza tiende a funcionar no de acuerdo a unos principios generales sino de acuerdo a los intereses locales dominantes. Véase el Estado de las Autonomías, donde los límites de la autogestión no se conocen, o están siempre por expandir—causando a la vez muchas satisfacciones a quienes cortan el bacalao en un lugar dado, y disgustos a quienes intentan apelar a una normativa general que queda como un puro ornamento teórico.

Muchas veces hemos percibido en nuestro departamento universitario (Filología Inglesa y Alemana) un modelo a pequeña escala de dinámicas políticas que lo trascienden. Y es normal: una organización estatal tiende a ser una muestra (o un síntoma diríamos) de lo que sucede en el Estado en su conjunto y de las maneras de hacer que rigen efectivamente la acción política y que furrulan en un momento dado, aunque creen disfunciones graves a la larga.

Un ejemplo: la manera en que el Rectorado ha dejado hacer a nuestro departamento, cuando ha creado su normativa particular para las nuevas titulaciones, normativa que impide a ciertos profesores (entre los que me encuentro) dirigir tesis o impartir docencia en segundo ciclo. Es una normativa cuyos criterios son tan ad hoc que no tienen paralelo en otros ámbitos de la misma universidad, sin ir más lejos. El Rectorado ha declarado esa normativa contraria a derecho, y la ha anulado en un par de ocasiones...  Pero cuando el Departamento sencillamente sigue aplicándola (tras tacharla de sus papeles), pues el Rectorado ya no interviene y deja hacer. Con lo cual, más que una descentralización, se produce una suplantación, con una proliferación local de pequeños rectores / lehendakaris, autoridades máximas en su corrillo. Que por supuesto les vota "democráticamente" sus propuestas, y los damnificados que ladren.

Política coherente, vaya—coherente con unas maneras de hacer que no llevan a ningún sitio. Son soluciones aparentes de conflictos por la vía del dejar hacer, que no es sino una manera de agravar esos conflictos a largo plazo. Ahora, descentrado, lo que se dice descentrado, sí que está el asunto.

(Texto enviado el 24/4/08 al Rincón de Opinión de la Universidad de Zaragoza)




—oOo—

sábado, 21 de abril de 2018

Atilana Guerrero - Judeofilia

Javier Ortega Smith en Redacción Abierta 18 de Abril 18

Refoto del canal porno

Refoto del canal porno

Reacciones a las tímidas disculpas de la Eta

Define Philology

Define Philology

Citan mi bibliografía: http://bit.ly/abiblio

—oOo—



Who'sWho 2018

Vuelvo a estar en el Who'sWho (2018)

Hestories

Siguen apareciendo de vez en cuando páginas web de bibliografía extraídas (no sé si automáticamente o no) de mi Bibliografía de Teoría Literaria, Crítica y Filología. Aquí hay en un sitio de estos que hacen esto, llamado Hestories, una bibliografía sobre narración conversacional:



_____. "Oral and Conversational Narrative." From A Bibliography of Literary Theory, Criticism and Philology. Online at Hestories 5 feb. 2017.*
         2018

 Y aquí hay otra bibliografía trouvée, en un blog chino. Esta sobre las obras de Daniel Defoe y bibliografía crítica sobre él:

García Landa, José Angel. "Daniel Defoe." From A Bibliography of Literary Theory, Criticism and Philology. Online at Thick and Thin (厚積薄發 ) 17 Aug. 2016.*

         2918


—oOo—

Bob Dylan - Madrid, Spain, National Auditorium (26th March 2018) [Full C...

Retropost #2116 (21 de abril de 2008): A Rejoinder to Professor Landa



Veo que se habló de mí en un congreso sobre Nabokov en Niza, en 2006. Encuentro ahora este artículo de Zoran Kuzmanovich, "'Reading with the Spine' or Reading Nabokov with Huck Finn." (Cycnos 24.1- "Vladimir Nabokov: Annotating vs Interpreting Nabokov" Actes du colloque, Nice 21-22-23 juin 2006).


Es una respuesta a mi artículo "The Poetics of Subliminal Awareness: Re-reading Intention and Narrative Structure in Nabokov's 'Christmas Story'", que apareció en el European Journal of English Studies en 2004. Aquí hay una versión en red.

Aunque este artículo es interesante para narratólogos o nabokoveros, no recomiendo a quien no esté especialmente interesado en la cuestión que entre a examinar los detalles de la polémica—podría cansarse. En suma, Kuzmanovich se siente molesto por la interpretación que doy a su lectura de Nabokov en mi artículo, presentándolo un poco a modo de conejillo de indias o "crítico amistoso" que ejecuta los pasos que el autor ha marcado previamente para él.

De paso también critica ZK mi metodología (le parece "wobbly") y mi estilo (aburrido y lleno de latinajos). También se queja de que utilizo contra él argumentos "ad hominem"—cosa en la que creo que está muy equivocado; desde luego más cuestión de ataque personal se ve en su respuesta que en mi artículo. No entraré a polemizar más, diciendo sólo que si mi enfoque le parece a Kuzmanovich inconsistente u omnívoro es quizá porque intenta dar razón de la respuesta de los lectores a muchos niveles de análisis diferentes: algunos de los cuales refuerzan los anteriores y se edifican sobre ellos (la cuestión del uso narrativo de la proxémica/kinésica, por ejemplo) y otros requieren una distancia irónica por parte de un intérprete que contempla las limitaciones de otras perspectivas (una relación ésta que se da tanto dentro como fuera del cuento, o a caballo entre dentro y fuera). Mi artículo es muy ambicioso y complejo en su enfoque crítico, y seguramente también tendrá sus inconsistencias o limitaciones, no digo que no. Pero para seguir su argumentación habría que acudir a él en sus propios términos antes de leer la crítica de Kuzmanovich—que aparte de algunos errores de exactitud cuando me cita, no capta de modo satisfactorio, entiendo, todos los términos de mi propuesta interpretativa.

En cualquier caso, me felicito de que en última instancia Kuzmanovich reconoce que ("a pesar de sus inconsistencias" etc.—) sí que aparece en mi artículo una explicación del relato y de la escritura de Nabokov más consistente, satisfactoria o global que la que él proponía. Cosa que le honra, surgiendo esta valoración como surge en un contexto bastante polémico (aunque no era mi intención despertar polémica, sino comparar lecturas efectivamente realizadas del cuento). Cito el final de su artículo:

But, you know what folks, in the end I just could not hold any of that against Prof. Landa.
In my own reading of Nabokov’s story I had emphasized the differences between Nabokov and Novodvortsev and interpreted the story as a political satire of Soviet art, a satire offered as a consolatory Christmas gift by Nabokov to his émigré readers, a gift wrapped in irony, a trope that seems almost second nature to Nabokov. By refusing to absolve Nabokov of the sins Nabokov's own story catalogs against Soviet writers, Prof. Landa, for all the wobbliness of his methodology, reads the story's body language as Huck Finn would have and thus concentrates on the more private, subliminal reflections on time and loss through Nabokov’s engagement with writing on the Other. In so doing Landa seems to rescue Nabokov from his own irony in order to replace it with what the narrator of Joyce's The Dead calls “a strange friendly pity” (58) Even though I do not cherish or even recognize some of the positions Landa assigns to me, his chain of available subject positions within the drama of reading Nabokov, positions not separated by irony but united by pity, seems to me in the end preferable to the author’s secret I perhaps only half-subliminally but in complete kindness stumbled upon at least 22 years ago.

—Bueno, en realidad no creo que yo proponga una lectura à la Huck Finn. En todo caso a la Mark Twain—por aquello de que las noticias de la muerte del autor estaban muy exageradas. Aunque algo hubiese.  Yo propongo tener en cuenta tanto al autor como al lector, y propongo un continuo semiótico entre uno y otro. Aunque tampoco renuncio a la distancia irónica—ni a la del autor ni a la del lector. El autor sigue vivo y escribiendo tras su muerte, e incluso refinando su estilo, pero sólo puede hacerlo gracias al lector. Y al crítico, al maltratado crítico, aunque en este relato, lejos de ser maltratado, tiene un papel irónico que no habría que infravalorar.


 
 
—oOo—

Refoto del canal porno

Refoto del canal porno

Tertulia de Federico: Los detalles de la malversación que niega Montoro

viernes, 20 de abril de 2018

Sumario de la malversación 1-O

L'important c'est la rose (4)

Vox en Zaragoza | La España por venir 19 04 2018

Hay que defender España

Paseo junto al río

Paseo junto al río

Filosofía joven en Zaragoza

Nos anuncia la Sociedad Aragonesa de Filosofía unas jornadas de Filosofía Joven en Zaragoza, en el Teatro Romano. Las abre nuestra colega catalana Marina Garcés, profesora de filosofía en la Universidad de Zaragoza.

A lo cual comento en el blog de la SAF lo siguiente:

En el pregón al que fue invitada en las Fiestas de la Merced de Barcelona, Marina Garcés manifestó que echaba en falta en las fiestas la presencia de los terroristas islamistas que habían realizado la masacre en las Ramblas y en Cambrils—"unos jóvenes que no sabemos si querían morir matando", según los describió.  Dadas estas opiniones, y este posicionamiento, es totalmente improcedente invitar a Marina Garcés a ningunas jornadas de Filosofía, y por supuesto asistir a ninguna actividad dirigida por ella. A menos que se participe de sus "ideas" y de sus simpatías, claro está.




—oOo—




Don Oppas Montoro









—oOo—

Retropost #2115 (20 de abril de 2008): Non monsieur je n'ai pas vingt ans


Ni cuarenta. Hace veinte años me compré en Pau un caset de Juliette Gréco en el que salía esta canción.







—oOo—



Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.