viernes, 22 de septiembre de 2017

Bob Dylan - Dirty Lies / The Verona Rehearsals (Verona, Italy, Late May 1984)

Old man looking at a young couple

Old man watching a young couple

Refoto de Flickr

Refoto de Flickr

Federico a las 8: El negocio de ser antiespañol - 22/09/17

Blog para la Ciudadanía de Zaragoza

Hace días que se cayó, y no se levanta ya, el Blog Ciudadano del ayuntamiento de Zaragoza. Imposible saber por allí qué se dice en Zaragoza. Les envío este mensaje:


Sres. de la web municipal: Hace días que no funciona el Blog para la Ciudadanía. Ni aparece la lista de blogs, ni funciona el aviso de actualización. Esto venía pasando accidentalmente a veces, pero siempre se remediaba pronto. Espero que los problemas técnicos no sean insuperables esta vez. Y esperemos que no se trate de una suspensión deliberada del blog ciudadano en un momento de espacial sensibilidad política, en el que conviene dejar oír las opiniones de la ciudadanía libremente, y no filtrarlas ni silenciarlas, si fuese éste el caso, cosa que sería una manipulación intolerable. Atentamente, 
José Angel García Landa


Recordemos que el ayuntamiento de Zaragoza está gobernado por podemitas, que recientemente han venido expresando su simpatía por el proceso secesionista catalán y por el "derecho a decidir", como dicen ellos.




—oOo—

El cristal con que se mira: Diferencias críticas


Volvemos al libro de Stanley Fish ´Is There a Text in This Class?´, la obra más representativa del 'reader-response criticism', que no se echa atrás a la hora de hacer afirmaciones exorbitantes a la hora de vaciar de sentido el texto o las estructuras lingüísticas del mismo, para atribuir toda la carga de sentido al acto de interpretación. Aun si es exagerada, la teoría de la lectura creativa de Fish contiene un terreno común racional y productivo con el interaccionismo simbólico de Herbert Blumer en 'Symbolic Interactionism' o de George Herbert Mead en 'Mind, Self, and Society'. Señalamos aquí el parentesco entre la hermenéutica de Fish y la de los interaccionalistas, quedando apuntadas así ciertas consecuencias críticas de la filosofía interaccionalista en lo tocante a la interpretación literaria, y más específicamente en cuanto al significado de las interpretaciones divergentes.






English Abstract: valls asomarse al lado oscuro

Seeing through Colored Glass: Critical Differences

This paper retakes Stanley Fish's book 'Is There a Text in This Class?', the foremost example of Reader-response Criticism, which does not balk at making exorbitant claims voiding texts or their linguistic structures of any intrinsic meaning, in order to attribute the whole weight of sense-making to the act of interpretation. Although it is overly extravagant, Fish's theory of creative reading shares some rational and productive common ground with the symbolic interactionalist theories of Herbert Blumer in 'Symbolic Interactionism' or George Herbert Mead in 'Mind, Self, and Society'. The kinship between Fish's hermeneutics and that of the interactionalists is emphasized here, and some critical consequences of interactionalist philosophy as regards literary interpretation are pointed out, with particular reference to the role of divergent interpretations.

Notes: Downloadable document is available in Spanish.
Keywords: Interpretation, Hermeneutics, Symbolic interactionism, Reader-response criticism, Stanley Fish, Literary theory, Literary criticism,

Ibercampus (Aug. 31, 2017)
7 Pages Posted: 5 Sep 2017  

Jose Angel Garcia Landa

Universidad de Zaragoza
Date Written: August 31, 2006


Garcia Landa, Jose Angel, El cristal con que se mira: Diferencias críticas (Seeing through Colored Glass: Critical Differences) (August 31, 2006). Ibercampus (Aug. 31, 2017). Available at SSRN: https://ssrn.com/abstract=3030093





—oOo—

Refoto de Flickr

Refoto de Flickr

Retropost #1795 (22 de septiembre de 2007): La red investigadora pierde fuelle

La red investigadora pierde fuelle

Publicado en Universidad. com. José Ángel García Landa

20070922213756-996771976-83cbb08bea-m.jpg


Me he dedicado un rato, un tanto perversamente, a rellenar impresos electrónicos caducados, o fosilizados, en la web de gestión de la investigación de la Universidad de Zaragoza.

Allá por los albores del milenio pusieron en marcha el llamado Proyecto Avempace, para incluir y contabilizar en red los datos de la actividad investigadora de los profesores. Con los criterios cuadriculados que suelen aplicarse a estos casos, pero eso es lo de menos. El plan era uno de esos proyectos de "hacer cosas y que figuren" al parecer, porque se empezó y ahí se dejó (supongo que una vez presentada la memoria de actividades de aquel año). Pero ahí sigue muerto en la web, y sin nada que lo continúe ni lo actualice: sólo se contemplan los años 2000, 2001 y 2002, y ni esos funcionan. Se hizo la estadística en su momento, y a correr, a otra cosa mariposa.

Debe ser como ese otro plan que salió hace un par de años, según el cual se iban a duplicar todas las enseñanzas de la Universidad de Zaragoza, para impartir un grupo en español y otro en inglés—y se iban a importar miles de estudiantes chinos para suplir el descenso de nuestras cifras de matrícula. Otro que pasó a la historia: en política universitaria, como en la de Zapatero, se tiende a funcionar mucho con fuegos artificiales, globos sonda, e inauguraciones de proyectos gaseosos.

Otro plan (este de los estatutos) era la promoción de grupos de investigación. Pero allí están también fosilizados en la página web, sin criterio discernible en cuanto a lo que es un grupo de investigación, aparte de la pasmosa identificación de "grupo" con "grupo financiado en una convocatoria determinada", y la declaración de que los grupos reconocidos por la Universidad serán "los grupos reconocidos por el Gobierno de Aragón"—¿criterio político será, entonces? La Universidad al parecer no tiene criterio propio en esto. Los Estatutos (Art. 119.3) encomendaban a la Comisión de Investigación el elaborar estos criterios, pero se han despachado pronto.

Otra cuestión relativa a la política investigadora de esta universidad es que se ocupa sólo de grupos. Véase la llamada Convocatoria propia de proyectos de investigación. (Como si los proyectos de investigación se pudiesen convocar: la redacción traiciona la confusión mental o administrativa entre investigar y obtener subvenciones para investigar). Ahí dice que los candidatos a ayudas deberán pertenecer a un grupo reconocido por la Universidad de Zaragoza. Pero héte que la Universidad sólo reconoce a los grupos reconocidos (o sea, financiados o prefinanciados) por el Gobierno de Aragón. O sea, "Tened y se os dará"—por lo menos no prohíben pedir ayudas a los que han participado en proyectos sin ser directores, como hacía la última convocatoria nacional de investigación.

Pero de eso que dicen los Estatutos de la Universidad—que el apoyo a la investigación se realizará "tanto a los grupos como a los investigadores individuales" (Art. 124e de los Estatutos), o que la adjudicación de recursos se hará "sin menoscabo de la investigación individual" o que "la pertenencia a grupos no podrá ser requisito absoluto o excluyente de adjudicación de recursos" (Art. 119.4) salvo en convocatorias que partan de otros organismos—pues nunca más se supo. Los investigadores individuales no pueden tener "proyecto".

Tampoco tiene la Universidad (al menos públicamente visible) una lista de los miembros de los grupos: sólo la lista de los grupos, y el nombre del investigador principal. Que si importantes son los grupos, lo realmente importante es que haya un investigador principal, que es el portador de méritos y medallas. La morralla investigadora ni siquiera figura en la web.

Ni en general figura en ninguna otra parte que no sea algún impreso en un cajón, supongo. Porque tampoco se enlaza la lista de grupos a las páginas web mantenidas por los grupos—si es que las mantienen, o dan cuenta pública de alguna manera de lo que hacen.

Tanta investigación con financiación pública, y tan poca organización y tan poco resultado visible públicamente, y tan poca discusión. Cuando hay tanto medio, y tanta capacidad de información, en potencia.





Serrat ante la sedición catalana

Serrat ante la sedición catalana


Y también César Vidal: Cómo acabar con la sedición catalana.


—oOo—

Santiago Abascal (Vox) sobre la sedición catalana

La Redacción Abierta de la tarde | 21-09-2017

jueves, 21 de septiembre de 2017

Lecture 2 : The Anglo Norman Period

Walk Across the Sand

Walk across the sand

La cosa catalana de ayer: El Gato al Agua | 20-09-2017

Actuaciones contra el golpismo catalán

Que no las ha promovido Mariano, sino VOX.  Si de Mariano dependiese, no habría ningún detenido aún.


Jiménez Losantos, Federico. "Federico a las 6: 'Estamos con Rajoy'." EsRadio 21 Sept. 2017.*
         2017
_____. "Federico a las 7: La Guardia Civil detiene a 14 altos cargos." EsRadio 21 Sept. 2017.* http://esradio.libertaddigital.com/fonoteca/2017-09-21/federico-a-las-7-la-guardia-civil-detiene-a-14-altos-cargos-117584.html
         2007



—oOo—

Retropost #1794 (21 de septiembre de 2007): Author, Author

Author, Author

Publicado en Literatura y crítica. com. José Ángel García Landa


A photo on Flickr


Acabo de leerme la última novela de David Lodge, autor de tantas novelas de campus imprescindibles para bandearse por ambientes académicos (Changing Places, Small World, Nice Work...). La penúltima, Thinks... , me pareció de las menos memorables, aunque tenía sus cosas, como una sección escrita a base de e-mails, y un interesante argumento en torno a la consciencia y la inteligencia artificial. Y la seducción—a la que luego volveremos.

Esta vez va más atrás, cien años atrás, y se centra en Henry James. Coincidencia: a la vez se publicaban otras dos novelas sobre Henry James... lo cual ha llevado a Lodge a escribir un libro sobre la cuestión y coincidencia... un libro que me voy a encargar ya, porque esta novela me ha gustado muchísimo, y es todo lo apasionante que pueda ser una novela sobre una vida tan plácida y aburrida como la de James. Ya decía James que los argumentos auténticamente fascinantes se mueven en no en torno a las aventuras, sino en torno a las razones psicológicas. Y Lodge muestra cómo hay todavía más razones psicológicas detrás de los psicológicos argumentos de James... La vida detrás de la obra, vamos, que si no agota la explicación de la obra (pues hay una parte de la vida que es la propia obra en sí, que también es vida)—el resto de la vida, vamos, sí nos hace ver la obra de otra manera más compleja todavía.

Traduzco la nota publicitaria del libro:

En la última novela de David Lodge, Thinks... el novelista Henry James estaba presente de manera invisible en citas y alusiones. En Author, Author está en el centro del escenario, a veces en sentido literal.

La historia empieza en diciembre de 1915, con James moribundo rodeado por sus parientes y servidumbre, la mayoría con sus propias angustias personales, luego vuelve atrás a la década de 1880, para trazar el trayecto de los "años medios" de Henry, centrándose especialmente en su amistad con el simpático dibujante e ilustrador de Punch, George Du Maurier, y en su relación de intimidad (pero casta) con la escritora americana Constance Fenimore Woolson. A finales de la década, Henry está seriamente preocupado por el hecho de que sus libros no "venden", y decide intentar conseguir fama y fortuna como dramaturgo, a la vez que George Du Maurier, que va perdiendo vista, se diversifica pasando a escribir novelas. Las consecuencias, para ambos hombres, son sorprendentes, irónicas, cómicas y trágicas por momentos, alcanzando un momento climático en los años 1894-95. Mientras la Trilby de Du Maurier, para desconcierto del propio autor, se convierte en la novela más vendida del siglo, Henry espera con ansiedad la primera noche de la obra que le ha de hacer triunfar o fracasar, Guy Domville...

Presentando una muchedumbre de personajes vívidamente retratados, algunos con nombres famosos, otros rescatados de la oscuridad, Author, Author ofrece un panorama fascinante de la vida teatral y literaria en la Inglaterra de finales de la época victoriana, que en muchos sentidos prefiguró la actual mezcla de arte, comercio y publicidad. Pero es sustancialmente una novela sobre la experiencia y actividad del autor—sobre las obsesiones, esperanzas, sueños, triunfos y desilusiones de los que viven de su pluma—que presenta, en el centro, una exquisita caracterización de un escritor en concreto, retratado con una empatía fuera de lo común.

Supongo que esta es la valoración y lectura que el propio autor (Lodge) hace del libro, si como de costumbre es el autor el que redacta la nota publicitaria para la cubierta... y aquí vemos la huella de Lodge (como en el resto del libro) utilizando las comillas típicas de James, para enmarcar una expresión supuestamente coloquial y en realidad obvia—que sus libros no "venden".

No es el problema de Lodge, evidentemente, y sin embargo algo de retrato propio tendrá este análisis de un escritor usando sus materiales, inspirándose en cosas que oye, proyectando sus propias ansiedades, retratándose a sí mismo de manera camuflada o parcial, para analizarse o para exorcizar ansiedades.

También debe ser Lodge mucho más generoso y menos envidiosete que James, algo que le permite hacer el retrato irónico de la reacción de James ante el éxito fulminante de su amigo Du Maurier, modesto novelista popular. Pero es que el éxito de Trilby es tal que agobia, desconcierta y deprime a Du Maurier: es un fenómeno de marketing postmoderno fuera de lugar, por ser el primero, en la Inglaterra victoriana y sobre todo en los USA de la Era del Oropel, un heraldo de la cultura industrial del siglo XX, cuya vulgaridad y simplismo y mercado masivo aterriza sobre la cabeza del incauto autor, llevándolo (según cree James aquí) a una muerte prematura, muerte de éxito (—eso que decía Oscar Wilde de los dioses que para burlarse de nosotros nos conceden nuestros deseos). James lo ve, y sin embargo no puede evitar envidiar a veces de modo bastante rastrero el éxito de su amigo —que lejos de presumir está perdido y siente que la obra se le ha escapado de las manos, que lo que está teniendo éxito ya no es en realidad suyo.

A James no lo entiende ni su familia (familia intelectual, sin embargo): hasta su hermano el filósofo William le dice que sea más pragmático, y que si quiere vender libros, que los haga más legibles para el público. Y allí está la contradicción en términos de Henry James: quiere nadar y guardar la ropa, ser artista y seguir su propio camino, pero a la vez triunfar masivamente; algo imposible. El camino que te lleva a tí mismo te llevará todo lo más—si eres un artista—a un éxito de crítica, o póstumo, o a los manuales de literatura y cursos universitarios, pero jamás te llevará —si eres ese tipo de artista que era James—a las listas de best-sellers.

Y esa es la experiencia que aprende James de la manera más pública posible: siendo abucheado ante el público cuando sale a saludar a los gritos de "¡Au-tor, au-tor!" tras la función. El teatro iba a ser el camino al reconocimiento popular y a la fortuna, pero las obras de James no funcionan en escena, y no consigue sino frustraciones y humillación. Hay que decir que James es lo que los ingleses llaman un prig, un prim prig, por no decir a coy prick. Su mojigatería va a partes iguales con su inteligencia, y crea como un aura alrededor de sus obras—un aura de artificialidad que al parecer se volvía insoportable sobre el escenario. Las obras tenían apoyo de sus amigos influyentes y de los críticos, obtenían buenas reseñas con la boca pequeña, pero no convencían, y se caían del cartel entre excusas molestas y vergüenzas ajenas, mientras Oscar Wilde triunfaba estruendosa y escandalosamente.

Esto nos lleva a otra corriente subterránea de la novela: el asunto sexual. Henry James vive una vida asexuada, de virgen cincuentón, con ademanes de cura laico, horrorizado por la idea de llegar con nadie a semejantes intimidades como abrazarse o desnudarse. En un mundo más liberado, hubiera sido homosexual—pero no hubiera sido el Henry James que conocemos. En el mundo en el que vivió, no se le puede calificar ni siquiera de homosexual dentro del armario, pues de puro pánico cerval se le fundían las conexiones cerebrales a la hora de juntar en un pensamiento a sí mismo y a la sexualidad: todas sus reacciones están construidas en torno a la evitación y autocensura de actitudes y actividades sexuales. Estas son los oscurísimos secretos que no aparecen en sus novelas, tan lejos está el meollo del problema que se ha perdido de vista, y las palabras no dejan verlo. Un caso psicológico, en fin, como tantos detrás de tanta buena y mala literatura. Cuando la gente nos dedicamos a escribir...

A lo largo de media novela, Henry James mantiene a raya a su amiga Constance Fenimore Woolson (a quien desexualiza llamándola "Fenimore"). Pronto le aclara, entre líneas, cuáles no son sus intenciones, mientras hablan de uno de sus personajes: el matrimonio es un final convencional, y "Winterbourne is not the marrying kind." Ella lo capta. Pero luego Henry busca su compañía, y le hace desear la propia, una relación un tanto malsana de apoyo mutuo, halago de la propia vanidad, y pura conveniencia—manipulación a veces. Al final, Fenimore, dada a las depresiones, se suicida. Pero ni ella, ni James, ni el autor, ni nosotros, queremos culpar a James. Y sin embargo... ¿supo ser su amigo, ayudarla realmente, darle lo que parecía prometer? ¿La encandiló inútilmente? Los muertos nos hacen sentir culpables, aunque a Henry lo matan más otras cuestiones más cercanas a la propia vanidad.

Su relación con Fenimore, como la relación con Du Maurier, está basada en la admiración incondicional que ambos amigos profesan a James como Autor, como Artista, y en los ejercicios de humildad abyecta que hacen ante él—que los recibe como quien no quiere la cosa. Es lo que le dan a James, aparte de cosas más de a pie como compañía, actividad, conversación inteligente, amabilidad. Y él, ¿qué les da? ¿El aura del Arte? A Fenimore, una vaga promesa de una hermandad de las almas o del matrimonio que no podía ser; a Du Maurier, una huída de la familia de él (la ruidosa familia) y un refugio momentáneo en una sociedad masculina de caballeros, lejos de las mujeres. Una historia homosocial típicamente victoriana, donde ambos cotejan (normalmente sin mencionarla muy directamente) la relación de uno y otro con las mujeres. Otra cuestión, aparte de la ausencia de deseo, que mantenía a James soltero, era la necesidad de mantener su status social. De caballero solitario o buey suelto se podía permitir lujos, viajes, vacaciones, que le hubiesen resultado imposibles con una familia a cuestas. Y James evidentemente elegía la comodidad personal y el escaparate social antes que el contacto humano cercano. Un ave fría, que los llaman por aquí. Y en su obra y en sus personajes deja huella esta falta de intimidad humana del autor, esta distancia que toma respecto a los demás, y hasta respecto a sí mismo.

(La historia de James rechazando a Fenimore tiene un paralelo en el libro, a modo de comedia de Lope, en la historia de los criados: el fiel mayordomo Burgess mantiene a raya a la sirvienta Minnie, alegando su independencia personal y su profesionalidad como sirviente, a la que se debe—su propio "Arte". Esta historia no deja de recordar a The Remains of the Day de Ishiguro—y es para Lodge una manera de mostrar ciertas limitaciones humanas de estos personajes).

Un sustituto o suplemento de ese contacto humano físico que no tenía en la vida lo buscaba James de modo desplazado en el teatro, en el triunfo casi orgásmico ante el público en directo, en las reverencias ante la sala gritando "¡Autor, Autor!", el equivalente inglés del "torero, torero". De ahí la enorme frustración emocional, casi erótica, que representa para James el fracaso como dramaturgo. Volverá a las novelas, para triunfar (ante las minorías) en su última etapa como novelista psicológico complejo, y para recibir una Orden del Imperio Británico cuando ya está gagá y próximo a la muerte. Una reflexión ambivalente sobre los goces de la literatura, por mucho que el autor (Lodge, digo) nos recuerde la vida póstuma de James en manuales y cursos de literatura. Triunfo como protagonista de la historia literaria, sí, pero a costa de un cierto fracaso como persona viva: no vivió para sí, sino para la literatura, orientando toda su vida a esa vida póstuma de clásico (vida en le mirage des mots, especie de muerte en vida) —vida de Autor. Aunque no puede decirse que no viviese de acuerdo con sus deseos—deseos excesivamente civilizados, hasta la rarefacción.

La portada de la novela, seguramente elegida por Lodge, nos muestra a James saludando ante el público (quizá en su primer éxito modesto con The American), o saludándonos a nosotros, la audiencia de sus novelas (o quizá se trate del personaje de la novela de Lodge, actor y Autor saludando a la sala como le ordena su propio Autor con las palabras finales de la novela:

"Henry, wherever you are—take a bow." (382).

Y la contraportada nos muestra un banco vacío—seguramente el banco donde se sentaba con su amigo Du Maurier en sus paseos, antes de que el éxito de éste los separase un tanto... Viene a ser la contraportada la contrapartida y paralelo de la portada: porque Du Maurier es lo más parecido al lector ideal que Henry James conoce en vida (—también Fenimore, pero era mujer, ¡lagarto lagarto!). En ese banco vivió Henry James lo más próximo a una historia de amor con "contacto directo" (sin abrazos por favor) entre el público lector y el Autor.

The Middle Years

Sobre la relación imaginaria o fantaseada de Henry James con su público lector, y sobre las vidas póstumas, hay un relato interesantísimo de James, al cual alude Lodge cuando habla de cómo el estilo de James florece en una "late manner"—tras las dudas e incertidumbres y patinazos teatrales de sus "middle years". El relato es "The Middle Years", una historia sobre un novelista moribundo, Dencombe, que lamenta quedarse en su "estilo medio" sin poder llegar a desarrollar todo el potencial de su genio en una madurez productiva, una madurez de las que para el novelista sólo llegan con la vejez.

Lodge también nos muestra a James escribiendo este relato, "The Middle Years", tan significativo por lo cerca que toca su tema—el logro literario, el coste para la propia vida, las frustraciones de la ambición. Y el desplazamiento del erotismo y el afecto a la relación con el público lector.

Aquí, como en otros aspectos del libro, Lodge evita caracterizar a James como homosexual. (Quizá para él, como para Peter Ackroyd en el caso de T. S. Eliot, no sean homosexuales los homosexuales reprimidos, en especial los tan reprimidos como James). En el epílogo del libro habla con cierta ironía de los proponentes de los queer studies que encuentran en James imágenes desplazadas de cosas como anal fisting—ver Mapplethorpe para más información—pues está claro que estas vigorosas actividades no iban con James ni en sus peores pesadillas.

Ahora bien, "The Middle Years" es en cierto sentido una fantasía homosexual, desplazada por supuesto, y por supuesto guardando las distancias… homoerótica pongamos, pues, si lo de sexual sugiere gónadas e "intercambios de fluidos" de los que según Lodge echaban para atrás a James.

Resumo la historia (aunque Henry James no se puede resumir, claro). El novelista Dencombe, trasunto de James, está convaleciente en un balneario, Bournemouth, sentado en un banco mirando al mar (—por cierto, por allí mismo también ha paseado este otro Autor-Autor, hace… veintisiete años). Otro banco que podría ser el de la contarportada. El mar parece "all surface and twinkle, far shallower than the spirit of man. It was the abyss of human illusion that was the real, the tideless deep" (The Figure in the Carpet and Other Stories 235). Está flojo, siente que no va a vivir mucho. Lamenta no poder desarrollar su ambición, su obra, quedarse pequeño, morir antes de tiempo. Acaba de recibir su última novela del editor, pero casi ni le hace ilusión—la ha perdido, viendo lo poco que da de sí la vida.

Una señora ("la Condesa" será) se sienta en su banco a descansar un momento, invadiendo. Va acompañada por una pareja más joven: su médico particular y su dama de compañía. Dencombe y el médico cruzan miradas como si fuesen dos gays que van de caza—y en efecto el relato consistirá en cómo Dencombe atrae a sí al médico, Doctor Hugh, separándolo de las exigencias de su patrona, de quien esperaba heredar, y de las garras de la dama de compañía, ambiciosa trepa que esperaba heredar también, a través de él.

El flechazo con el médico no es erótico-sexual, sino erótico-literario: los dos ven que llevan el mismo libro, The Middle Years, de Dencombe—aún no está en las librerías, o sea que Dencombe intuye que no es un lector normal el que se ha topado, sino un lector especial, especialmente interesado. Lo mismo piensa el otro, y busca una excusa para dar esquinazo a las damas y trabar conversación… allí Dencombe se desmaya cual jovencita, y se descubre su identidad, el cuerpo del Autor, algo más allá de sus expectativas.

Del médico Doctor Hugh espera Dencombe los halagos de un lector ideal—una especie de Du Maurier/Fenimore perfeccionado—que le jaleará en sus empeños escalando la cumbre de su Arte. Y también espera que le dé un tratamiento—remedios digo, para seguir viviendo, para poder escribir. Pero sobre todo quiere amor, cercanía, amistad, comprensión, calor humano que no tiene en su vida (este Dencombe es viudo, con hijo muerto. Cosas del pasado). Obsérvese que calor humano y lectura ideal—y supervivencia—se juntan en la misma figura.

Bien, tiene lugar el drama. Dencombe empeora, y en el momento crítico, Doctor Hugh elige quedarse con él, y descuidar a su patrona. Despedirse, elegir. Renunciar a la fortuna y a las intrigas de Miss Vernham, que será lesbiana o solterona despechada. Elige de hecho, a manera de sacrificio homosocial, matar a la Condesa, o dejarla morir, ofreciéndola como sacrificio humano en el altar de la amistad masculina que lo une a Dencombe.

Had he spent those days with the Countess?
'The Countess is dead,' said Doctor Hugh. 'I knew that in a particular contingency she wouldn't resist. I went to her grave.'

La mata a distancia, y luego va a su tumba. Pero ha estado haciendo otras cosas además: ha escrito una reseña que convierte el último libro de Dencombe (el que iba a ser una obra mediana y desapercibida) en un éxito. De crítica o de público, o de los dos, no se sabe. Lo que está claro es que Doctor Hugh, que no puede salvar el cuerpo de Dencombe, sí puede salvar su corpus, puede hacer que su obra perdure. Es el Lector, que hace que el autor siga vivo después de vivo, o el Crítico—el Buen Crítico—que hace que la obra tenga una segunda vida, y que lo que no era sino un "estilo medio" siga desarrollándose, en vida postuma, y llegue al florecimiento complejo de la última etapa. Ese florecimiento literario que sólo pueden alcanzar los clásicos, los que son releídos, y que lo alcanzan no sólo por sus propios méritos, sino por el encuentro de dos mentes en el espacio literario, el Autor y el Lector, creando la clase de sentido que sólo los clásicos pueden tener. Nadie es clásico en vida, ni los que se creen clásicos en vida, porque ese sentido ya va más allá del Autor, la obra se le ha escapado —aunque en una dirección distinta a la Trilby de Du Maurier.

La lectura es algo inquietante, es una psicofonía. Los muertos nos hablan, nos dicen cosas en directo. Es el procedimiento por el que seguimos vivos después de muertos, y obtenemos esas extensiones póstumas de la vida que algunos proyectan a nebulosas eternidades. Es la única extensión posible—hablar desde los textos, y que los vivos hablen de nosotros, una vida fantasmal por la que suspiraba Dencombe, sin planteárselo precisamente en esos términos, cuando añoraba "another go, a second chance", otra vida más allá de la vida efectiva que había tenido.

En cualquier caso, este relato alegoriza, transformándola en amistad presencial, y en una especie de matrimonio de los espíritus, la relación entre un autor y su público, que por necesidad es in absentia en el caso de los clásicos. Aquí el Autor gratifica su necesidad emocional de sentir esa proximidad convirtiendo a sus lectores futuros, los lectores de su estilo tardío que sólo la Historia le dará, en amigos que le murmuran palabras de amor en su lecho—aunque sea su lecho de muerte. Era contacto humano, emoción, lo que buscaba el Autor al escribir, siquiera fuese de una manera tortuosa e indirecta—su manera:

'You're a great success!' said Doctor Hugh, putting into his young voice the ring of a marriage-bell. (258)

El cuento habla de sí mismo con la voz del autor que permanece, el que sigue viviendo y hablando en sus escritos, y a la vez habla con la voz del cuerpo que muere, la vida personal llena de frustraciones, y en realidad más breve, terriblemente más breve que el arte.

'Frustration's only life,' said Doctor Hugh.
'Yes, it's what passes' Poor Dencombe was barely audible, but he had marked with the words the virtual end of his first and only chance. (258)

Pero veamos el análisis/narración de Lodge sobre "The Middle Years":

El Dr. Hugh a partir de entonces se dedicó a cuidar, y quizá a curar, al autor enfermo, que 'elevándose otra vez un poco sobre las débiles alas de la convalescencia y todavía presa de ese feliz desiderátum de un rescate organizado, encontró una vena de elocuencia para defender la causa de cierto espléndido "estilo tardío", que habría de resultar ser la ciudadela misma de su reputación, el fuerte en el que se custodiaría su auténtico tesoro'. Esto era una ensoñación recurrente del propio Henry, que habría de cumplirse sólo cuando se hubiese sobrepuesto a toda idea vulgar de 'éxito' como novelista por el procedimiento de obtenerlo de manera tangible como dramaturgo, pero era una ensoñación que no deseaba revelar de manera demasiado obvia. El decoro, tanto en el sentido ordinario como en el literario del término, dictaba que al autor ficticio habría de rehusársele esta feliz consumación. Dencombe debía morir al final del relato, en sus años intermedios, con la obra de su vida incompleta. Imaginándose a sí mismo en esta tesitura, Henry invocó unas palabras en el lecho de muerte tan conmovedoras y elocuentes que le trajeron lágrimas a sus propios ojos mientras las transcribía: '"Una segunda oportunidad— eso es el espejismo. Nunca había de haber sino una. Trabajamos en la oscuridad—hacemos lo que podemos—damos lo que tenemos. Nuestra duda es nuestra pasión, y nuestra pasión es nuestra tarea. El resto es la locura del arte"' Ni él mismo estaba muy seguro de lo que significaban las dos últimas frases; como los parlamentos de Hamlet o Lear, contenían más de lo que podía expresar una paráfrasis prosaica. Si hubiese de morirse mañana, le gustaría que se inscribiesen en su lápida.
Para intensificar lo que se hallaba en juego en esa historia, decició que la devoción del Dr. Hugh al autor haría que se distanciase de la vieja dama, su protectora, y perdiese así la oportunidad de casarse con la joven, compañera de ella. Releyendo el relato, se le ocurrió a Henry que Fenimore diría que una vez más estaba oponiendo las mujeres al arte, o el matrimonio al arte—y tendría razón: la prueba estaba de modo innegable allí, en la última página, cuando el Doctor declaraba que sacrificaba voluntariamente su relación con la joven, y aseguraba al novelista moribundo su éxito literario: "'¡Has tenido un un éxito enorme! ' dijo el Dr. Hugh, poniendo en su voz juvenil el tono de una campana de bodas". Henry pensó si eliminar o cambiar el tropo matrimonial irónico, pero lo dejó ahí. Cuando lo leyese Fenimore a la vez se enfadaría y sentiría que le daba la razón, pero no estaría de más que ella no tuviese ilusiones de ningún tipo en lo tocante a los auténticos sentimientos de él. Sobre algunas cuestiones se comunicaban mejor a través de sus ficciones que en sus conversaciones. (168-69).

Henry James, nos dice Lodge, se sentía a estas alturas muy a gusto en compañía de sus propios Dr. Hugh jóvenes cultos y admirativos, discípulos admirando un maestro, una relación platónica muy del gusto de James ahora que había superado (por la vía de la supresión) los peligros, dudas y problemas asociados con el sexo en su juventud. Entonces había rechazado los avances del poeta homosexual Zhukovski durante una estancia en Nápoles; ahora se mantenía a distancia prudente del inquietante Oscar Wilde, aunque algunos de estos jóvenes efebos que rodeaban a Henry eran también amigos de Wilde. Otra cosa más en la que prefería, sin duda, no pensar mucho.

Así pues, no tiene Henry James aura de un novelista homosexual a pesar de los esfuerzos de los Gay Studies. Poco lo relaciona Lodge con el tema o concepción de la homosexualidad; y lee el relato "The Middle Years" como un intento de mantener a raya, entre líneas, a Fenimore. Yo lo veo más bien como una sublimación de deseos inconfesables a sí mismo, y como un desplazamiento al ámbito literario de la intimidad erótica que James no quería o no podía tener en su propia vida. Porque, ¿qué experiencia de intimidad más intensa, para un Autor, que ser leído? ¿O qué seducción más seductora, que la de atraer a un lector?

Seducción para seguir viviendo, en cierto modo, como palabras sin cuerpo, porque un autor vive esa existencia (¿transcendental? ¿infernal?) mientras lo lean sus lectores. Vivimos (en esa vida póstuma, de sombras del Hades) mientras hablen de nosotros, mientras se vea alguna imagen nuestra, o mientras se piensen nuestros pensamientos, o se lean nuestras obras. De este tema trató James en un ensayo de hacia 1909-10 contribuido al libro After Days. Así resume Leon Edel la conclusión de James sobre el más allá y la vida después de la muerte:

Si por vida se entendía vida física, creía que no la había. La muerte era absoluta. Lo que vivía más allá de la vida era lo que la consciencia creativa había descubierto y hecho: y sólo si estaba atesorado en una forma capaz de pervivir. (Cit. en Lodge 380).

La literatura es para James esa "acumulación del tesoro mismo de la consciencia" (cit. en Lodge 381), un tesoro que sólo puede descubrir otra consciencia, la del lector. Aunque el lector puede ser un cristiano creyente como Lodge, o un materialista convencido y profesor de literatura como Edel, y quizá el tesoro que encuentren no sea exactamente el mismo. Y tampoco tiene por qué ser el mismo que el autor creyó que enterraba; en nuestras obras no leen lo que pusimos; puestos a excavar tesoros, salen montones de cosas del suelo, y ni esta vida ni la póstuma está garantizado que las vivamos como tenemos planeado.




miércoles, 20 de septiembre de 2017

Operativo de la Guardia Civil contra el núcleo duro del referéndum



Herrero, Luis. "Editorial Luis Herrero: Operativo de la Guardia Civil contra el núcleo duro del referéndum." EsRadio 20 Sept. 2017.*
         2017


El País. (In English). "Editorial: The Lies of the Catalan Regional Premier." El País 20 Sept. 2017.*



Reading on a Rock

Reading on a Rock

Irène Némirovsky, 'Suite Française': Una novela con su tiempo inscrito

Irène Némirovsky fue una novelista de la primera mitad del siglo XX recuperada recientemente para la literatura francesa como un clásico moderno. Su Suite francesa recibió muy póstumamente el premio Renaudot en 2004. Es un libro con una historia excepcional: se escribió en 1942, poco antes de que deportasen a su autora, judía rusa exiliada en Francia, a la cámara de gas. Pero podría decirse, tristemente, que la novela fue desbordada por la historia antes de su publicación, pues se concentra en las pequeñas mezquindades y pasa por alto los grandes crímenes de la historia.



English abstract:

Irène Némirovsky's 'Suite Française': A Novel with the Inscription of Its Times

Irène Némirovsky was a novelist from the first half of the 20th century who has recently been recovered as a modern French classic. Her Suite Française received the Renaudot award quite posthumously in 2004. The book carries an exceptional history: it was written in 1942, shortly before the author, a Jewish Russian exile, was deported to the gas chambers. But the book had been sadly overtaken by history before its publication, sadly enough, as it concentrates on the meanness of everyday life while overlooking the great historical crimes.


Notes: Downloadable document is available in Spanish.
Keywords: Novel, French literature, Occupation, Holocaust, Nazism, Second World War, Irène Némirovsky, Jewish writers

8 Pages Posted: 5 Sep 2017  
Jose Angel Garcia Landa
Universidad de Zaragoza
Date Written: 2006


Garcia Landa, Jose Angel, Irène Némirovsky, Suite Française: Una novela con su tiempo inscrito (Irène Némirovsky's Suite Française: A Novel with the Inscription of Its Times) (2006). Ibercampus (August 30, 2017). Available at SSRN: https://ssrn.com/abstract=3029447

suite francaise
    
            _____. "Irène Némirovsky, Suite française." In García Landa, Vanity Fea 30 Aug. 2006.
       
           _____. "Irène Némirovsky, Suite française: Una novela con su tiempo inscrito." Ibercampus 30 Aug. 2017.
      
_____. "Irène Némirovsky, 'Suite Française': Una novela con su tiempo inscrito (Irène Némirovsky's 'Suite Française': A Novel with the Inscription of Its Times)." Social Science Research Network 30 Aug. 2017.*




 —oOo—

Comienza a intervenir la Guardia Civil en Cataluña

La Guardia Civil desarticula el referéndum ilegal y golpe de estado de Cataluña, con la detención hoy de los primeros cargos (aunque no los principales responsables) de la administración golpista, en la misma sede de la Generalidad. También comunica la Guardia Civil que se ha incautado de diez millones de papeletas del referéndum prohibido por el Tribunal Constitucional.
 
Faltan por detener los líderes de la sedición: Puigdemont, Forcadell, y Junqueras. Y también el jurista Carles Viver, un traidor que llegó a la vicepresidencia del Tribunal Constitucional.

Brandau, Dieter. "Cronología del pulso del Estado contra el separatismo." EsRadio 20 Sept. 2017.*
2017

Brandau, Dieter, et al. "Tertulia de Dieter: La Guardia Civil desarticula el 1-O." EsRadio 20 Sept. 2017.*


Así estaba la cosa hasta ayer:




Por cierto, que las detenciones de hoy no las ha ordenado Rajoy (¡hasta ahí podríamos llegar!) ni ninguna autoridad gubernamental. Resultan de un proceso judicial iniciado por una denuncia de VOX—un partido sin representación parlamentaria, pero que ha hecho más por defender España contra el golpismo, que los 350 diputados del arco parlamentario de cualquier otro partido todos juntos.



—oOo—


The Direction of History (A Brief History of Humankind, 8)

El Congreso vota contra el Estado de Derecho


Herrero, Luis, et al. "Tertulia de Herrero: Un PSOE dividido impide que el Congreso apoye al Gobierno en el 1-O." EsRadio 19 Sept. 2017.*
         2017

Retropost #1793 (20 de septiembre de 2007): La historia inscrita

La historia inscrita

Publicado en Blogs. com. José Ángel García Landa


A photo on Flickr


Ayer fui a la "I Jornada sobre Blogs corporativos y aragoneses" ("y" por "o", disyuntivo, no intersectivo - quiero decir que también iba sobre blogs aragoneses no corporativos y blogs corporativos no aragoneses). Lo de "corporativos" es más o menos anglicismo ("corporate") por "blog de empresa"—que aquí lo de "corporativo" suena a colegio de médicos o sindicato vertical.  Era en el Hotel Boston, estaba la salita (pequeña) más o menos llena, y se le podía poner cara a algunos de los blogs que leemos - creo que sería práctico que cada cual llevase en la solapa una tarjeta con el logotipo de su blog, que le pones más cara al blog que al bloguero. Por cierto, una de las cosas que decían sobre los blogs de empresa: ponle foto, no anonimices, da la cara al público. Había en los consejos poco miedo a la apertura pública de comentarios (un blog sin comentarios no será un blog quizá, pero yo creo que sí puede ser una muy buena herramienta de publicidad). Yo (y las empresas) opinamos que el tema de los comentarios negativos o (y/o) malintencionados no es de desdeñar en el mundo de la empresa, o de la institución. Desde luego, en lo que a mí me toca, la Universidad no parece tener la menor intención de fomentar la creación blogs institucionales para sus centros, titulaciones o productos.

Un peligro que yo veo en eso de "dar la cara por la empresa" es que tu cara se transforma en tu empresa - o sea, que tu cara debe adquirir una línea editorial determinada, algo muy americano... y que es el futuro sin duda. Las opiniones diversas, variadas, conflictivas, contradictorias, esas, al blog anónimo, como si fuese el inconsciente del bloguero empresarial. La foto ha de ser sonriente.
Algunos de los ponentes hablaron de la historia de su blog, qué les llevó a bloguear, cómo se desarrolló, derivando hacia funciones nuevas, interactuando con las actividades en apoyo de las cuales surgió, encontrando su público... Un momento de reflexión y reevaluación que se da a veces en otras ocasiones, como en los cumpleaños del blog. Se cuenta entonces una historia que ya está grabada en la sustancia del propio blog, que tiene esa dimensión de historia inscrita. Una serie de acontecimientos que han pasado y que han dejado una huella textual unificada, pública y desarrollada si no siempre de modo narrativo, sí de modo dramático, y con esa narratividad que supone el volver constantemente atrás a evaluar el resultado de las propias expectativas y acciones. O sea: una historia que ya está contada en parte, pero que necesita volverse a contar constantemente, incrementando así la dimensión narrativa del blog. Retelling what is told. Y a eso nos dedicamos parte del tiempo, dentro y fuera del blog, porque si algo interesante tiene esta dimensión del blog es que lo mismo sucede con las personas. Llevamos nuestra historia inscrita, en parte al menos, en el cuerpo (no corporativo) y en lo que de nosotros sabe el dominio público. Pero eso no nos impide contarla una y otra vez, a medida que se sigue transformando. Una dimensión más del blog como cuerpo virtual o alternativo de unos seres marcados por el tiempo y por las inscripciones que va dejando.

Por cierto, aconsejaban también encontrar maneras de que no quede muerto el archivo del blog, así que supongo que estoy acertado poniendo estos enlaces finales que llevan al pasado, siempre al pasado, nunca al futuro. De momento.

Y estos retroposts. 

Etiquetas: , ,



martes, 19 de septiembre de 2017

Anglo-Saxon Prose

(from Legouis and Cazamian's History of English Literature; London: Dent, 1937)

Origins. (12. Anglo-Saxon Prose. Alfred, Aelfric, Wulfstan). (1)

The breach between Anglo-Saxon and English poetry is everywhere apparent, and to pass from Cynewulf to Chaucer is to bridge a deep gulf. The poetry of the Anglo-Saxons is deliberately archaic. In order to produce a desired emotional state in its hearers, it reverts to traditional turns of expression, to words almost consecrated, as religion works its effects by the constantly recurring use of an ancient liturgy. This poetry is modelled on an earlier age of which the remoteness cannot now be determined. It retains many periphrases and locutions already obsolete, imitates and systematizes the disorder of primitive lyrical construction. The poetic form tends towards the past.

On the other hand, the tendency of the prose is towards observance of the rules of ordinary speech, unless it copies the Latin prose of the clerks. Its object is to instruct and inform, not to move, and since it thus educates the understanding, it necessarily turns to the future. There is therefore nothing surprising in the fact that the prose writings of the Anglo-Saxons, which are much less curious than their poetry, are also much nearer ourselves. No revolution seems to separate Alfred's pages from those of Caxton, Aelfric's from Wyclif's. There is a change but no break. National and linguistic continuity is felt to exist; there almost seems to be a continuity in the thought as it is framed in much the same mould as now. While and Englishman has to make a quite considerable effort in order to read the verse of the Anglo-Saxons, he finds it comparatively easy to understand their prose.

If such facility be not marked in the oldest prose literature, this is because it is either of earlier compilation than any of the poetry extant—like the laws of Ina, king of the West Saxos, which were promulgated at the end of the seventh century, although our transcription dates only from the time of Alfred—or because some of this prose is more than half poetry and seems to be fragments of old epic tales. This character belongs to many passages of the chronicle usually attributed to the influence of King Alfred, of which we have distinct versions written by the religious of different monasteries, those of Winchester, Canterbury, Abingdon, Worcester, and Peterborough, the last-named having continued its narrative to the middle of the twelfth century. In this chronicle several references to early times, brief but impressively vehement, are pagan in feeling and emphasis and seem to date from the pre-Christian period. Even in the references to the eighth century there are a suddenness and a roughness in the narrative which betray that mental and grammatical habits were still empirical. It is continually necessary to complete the ellipses and to relate the pronouns to their proper subjects, as with a story told by a small child. For instance, the chronicler relates, as follows, the beginning of the struggle between Cynewulf and Sebright in 755:

This year Cynewulf took from Sebright his kingdom, and the councillors of the West Saxon [did as much], for unrighteous deeds, except Hamptonshire, and he [that is, Sebright] reigned there [that is, in Hampshire] until he slew the alderman who stayed longest with him. Then Cynewulf drove him to the forest of Andred, where he remained until a swain stabbed him at Privett, and he [that is, the swain] revenged the alderman Cambra.

The alderman is not named until he is mentioned for the second time.

This formless prose was succeeded at the end of the ninth century by a regular prose possessed of nearly all its essential parts. Since it is modelled on Latin texts, which are almost literally translated, it is very near English prose, as that was fixed, and also near French prose which was formed under the same masters.

Alfred, the glorious king of Wessex, was the pioneer of the prose-writers. The exclusively poetic or Latin literature which had hitherto flourished had emanated principally from the north-east, the country of the Angles, or from central Mercia. About 800, the supremacy was passing to the south-west, and the king of Wessex was tending toward the sovereignty of all the Germanic groups settled in the island. But the Danish invasions supervened, and with them the destruction of the centres of religion and letters. In the year 878 it seemed as though nothing would escape the invaders. It was then that the young King Alfred withdrew to Athelney in Somerset, formed there a nucleus of resistance, defeated the Danes, and won from them a treaty which left him the south of England while they remained masters of the old country of the Angles and northern Mercia.

After his victory, Alfred set himself to retrieve his country from the barbarism to which it had relapsed. A decadent and demoralized clergy had sunk into depths of ignorance. Alfred did for Wessex what Charlemagne, a hundred years earlier, had done for the country of the Franks: he endeavoured to teach the people, and to re-establish Christian discipline and culture, and to this end he brought foreign monks into his kingdom and reformed education. It was under his influence that the earlier poetic works, which had almost all been written in the Northumbrian dialect, were transcribed into the language of the West Saxons.

The part which the king himself took in this literary movement was considerable. His early education had been much neglected, and he had to learn before he could teach. He surrounded himself with scholars and learned men, learnt Latin after he was grown up, for Saxon had been the only language of his childhood, and had no sooner learnt it than he began to translate the works which seemed to him most apt to civilize his people. It was thus that he became the father of English prose-writers.

Whether in the works he inspired or in those he himself produced, an effort is apparent to regularize the old elliptical, abrupt style, with its obscurity and lack of continuity. Thus the Annals or Chronicles of Winchester, Alfred's capital town, were amplified and given smoothness until they are almost a continuous story, in which, for instance, the history of the king's war against the Danes can be read without any irritating difficulty in following the text.

Alfred himself is credited with a translation of the Universal History of Orosius, the compilation which made antiquity known to the Middle Ages. The task was difficult, for Orosius, a Spanish historian and theologian of the fifth century, , writes an obscure, tortured Latin. Sometimes Alfred, as he himself says, translates 'wordy by word, sometimes meaning by meaning.' Although the literal translation had the most formative influence on prose, it is naturally the free version which most attracts us. Its very weaknesses are characteristic. Alfred, who does not know Latin very well and who has acquired no historical sense, aims at producing a work of pedagogy. The result is that he is often very inexact, and that, as he diverges from his author, he attains to a certain originality. While he deletes what seems to him of little use to his subjects, he also makes additions, especially in the geographical section. One of the stories he adds, that of Ohthere's sail along the shores of Scandinavia, is so simple and elementary in style that its vocabulary differs only slightly from modern English. The conclusion is that the spoken language was almost fixed.











(1) Bibliothek der angelsächsischen Prosa, edited by C. W. M. Grein, R. P. Wülker, and H. Hecht, Leipzig and Hamburg, 1872 et seq. The Whole Works of King Alfred the Great, edited by J. A. Giles, 3 vols. (Oxford and Cambridge, 1858); Stopford Brooke, King Alfred as Educator of his People and Man of Letters (1901); H. Sweet, Selections from Aelfric's Homilies (Oxford, 1896); A. Napier, Wulfstan's Homilies (Berlin, 1883); B. Thorpe, Homilies of the Anglo-Saxon Church, vols. (Aelfric Society, 1844-6); C. L. White, Aelfric, a New Study of his Life and Writings (Yale Studies in English, 1898).

Desunión frente al golpismo

Bien lo dice Federico Jiménez Losantos: "Federico a las 6: Desunión entre la oposición al golpe." EsRadio 19 Sept. 2017.*

Como en las plenas decadencias, y cito a Yeats, "The best lack all conviction, while the worst are full of passionate intensity"— a los mejores les falta toda convicción, mientras que los peores están llenos de intensidad apasionada.

Tan malos son los mejores, de hecho, que no se puede decir que sean buenos siquiera. Tan lamentable es el desgobierno de los responsables, y tanta la despreocupación y dejadez de los súbditos leales, que ni llegan a leales, y se quedan en súbditos. A ciudadanos, escasamente llegan ni siquiera los de Ciudadanos.

Algunos intelectuales se manfiestan a favor del secesionismo; muchos más callan. En ambos casos estamos en un ejercicio típico de otra trahison des clercs, de los que tan tristemente caracterizan a la academia. Muy pocos se dejan oír en contra—y en esto la Universidad es como la sociedad, despreocupada o frívola en su actitud ante lo que está pasando en Cataluña—y en España, cuyo final se nos pregona en todas las televisiones, sin que los golpistas usurpadores de cargos constitucionales sean arrestados ni destituidos.

Nos anuncia el Heraldo que en el manifiesto de 200 profesores universitarios contra el referéndum—¡doscientos, oigan!—  hay cuatro firmantes de la Universidad de Zaragoza.  Cuatro de cuatro mil. El manifiesto éste contra el golpismo catalán no hay quien lo localice en la red para firmarlo; ha debido de ir de boca de druida a oído de druida. A mí no me ha llegado ni información oficial ni noticia colateral al respecto.

Porque, y esto ya lo presuponemos, nuestra universidad, como todas las demás, se guardaría muy mucho de darnos a conocer o invitarnos a firmar un manifiesto contra el golpismo catalán. Lo que se lleva y es de buen tono civilizado es la equidistancia perfecta entre la ley y el delito, y el ponerse de perfil, muy de perfil, más de perfil que Rajoy, si es posible: —y es posible, ya que a Rajoy, se ponga de frente o de perfil, lo retratan. En general, la Academia, y el país, opinan que es mejor no salir retratado, y dejar que se hunda lo que se tenga que hundir, y que flote lo que vaya a flotar de por sí. ¿Y España? Qué me dice usted España, igual es usted un facha. España, leña al mono, que es de goma.

El Tribunal Constitucional no crean que desentona mucho con el país del que brota; siendo una institución democrática y representativa, también actúa contra el golpismo bajo mínimos, manteniendo en la medida de lo posible una justa equidistancia entre la Constitución y la traición.

Y hoy mismo, la mayoría del Congreso de los Diputados vota en contra de "la defensa del Estado de Derecho y del orden constitucional en Cataluña".

Con defensores así, me pregunto para qué necesitamos enemigos.

 
 
—oOo—















History of England - Documentary

Parapente junto a casa

Parapente junto a casa

Retropost #1792 (19 de septiembre de 2007): Idea súbita

Idea súbita

Publicado en Nenes. com. José Ángel García Landa

Vídeo de Álvaro siendo atacado por una idea súbita ante el ordenador. Lo vemos a través de la transparente pantalla. Pibo y Oscar también están más pendientes de lo que pasa por la cabeza de su hermano que de las cosas que les dicen.






Etiquetas: ,

Retropost #1791 (19 de septiembre de 2007): Un Marco Incomparable

Un Marco Incomparable

Publicado en Nenes. com. José Ángel García Landa


No creo que se parezca mucho— ¡Pero no por eso se va a quedar sin su cancioncita el pequeño sobrino Marco, que acaba de llegar!





Y para Elsa, para que no vaya a tener envidietas, este vídeo de Elsa:




(Vaya. Discontinued.  Nota: el papá es éste que salía conmigo en la foto de los cromañones).






Etiquetas: , ,


—oOo—

Retropost #1790 (19 de septiembre de 2007): Actuaciones en postgrado

Actuaciones en postgrado

Publicado en Departamento. com. José Ángel García Landa


A photo on Flickr

Hemos vuelto a dirigirnos al Rector de la Universidad de Zaragoza para ver si clarifica la situación en el postgrado de Estudios Ingleses, y en general en todos los postgrados—dictaminando si es posible que estas enseñanzas oficiales se la apropien los grupos de investigación (grupos de "intereses especiales" y de apoyo mutuo) excluyendo a los no- miembros, por muy Doctores y Profesores Titulares que sean; y la LOU que cante misa cuando dice eso de "plena capacidad docente e investigadora". El Rectorado contesta, pero contesta tímida y educadamente, sin que parezca chocarle esta apropiación indebida con pisoteo de derechos, y pitorreo, incluidos.

Lo que se ventila es utilizar el apoyo del grupo para pasar por delante de otros profesores más antiguos, Y CON MAS CURRICULUM, a la hora de elegir asignatura. Se les excluye a esos profesores por decreto, y presto, ya hemos dado un salto en la jerarquía. (Jerarquía de cuerpo y antigüedad que se sigue aplicando con inflexibilidad leonina dentro del propio grupo, por supuesto—hasta ahí podríamos llegar). Ah, se me olvidaba. La ventaja de "estar en el máster", currículum y prestigios aparte, es que te puedes diseñar una asignatura más a medida de tus intereses docentes. Y otro pequeño beneficio: el horario de mañana—también te saltas turnos de elección de horario, así como quien no quiere la cosa. Pero claro, estas cosas seguro que no entran en la consideración de las almas puras universitarias, únicamente movidas por el impulso hacia la Calidad. En suma, que los nuevos grupos de investigación vienen funcionando como las viejas cátedras autocráticas: manda el catedrático, y tiene sus protegidos (los miembros del grupo) a quienes favorecerá por encima de los que vayan por libre y no sean catedráticos. Vamos, feudalismo rearmado, contra la letra de la ley que garantiza los derechos de profesores titulares.

La Dirección del departamento deja hacer, y da por bueno todo lo que venga de las cátedras. Y en caso de duda, a votar: que los grupos bien coordinados siempre ganan las votaciones, aunque sea de un democrático más que dudoso eso de suprimir los derechos de alguien por votación. Sobre todo cuando es una norma superior la que ha establecido esos derechos. Pero aquí sólo se entiende el tipo de democracia que manda quien manda. Consciencia de los derechos de los demás, que también son los propios, y de los procedimientos legales: NULA.

Así que hemos impugnado nuevamente las actuaciones de este Departamento en su postgrado (postgrado de Calidad, sí, pero Calidad sin Ley). Extracto del último escrito al Rector:

"Queremos reiterar nuestra denuncia de que la actuación del Departamento (de fecha 15/2/07) en supuesta obediencia a la Resolución del Rector de fecha 22/12/06 no hace sino disimular la exclusión continuada de los abajo firmantes y otros profesores del Programa de Doctorado de Estudios Ingleses. Esto se expuso a V.E.M. en un nuevo recurso de fecha 14/3/07 donde se ruega a V.E.M. vele por la ejecución de las resoluciones del Rectorado. Dicho recurso todavía sigue sin respuesta.

Rogamos que en las resoluciones a estos recursos se haga mención explícita de nuestros nombres, del Postgrado/programa de Doctorado de Estudios Ingleses, y de la actuación concreta del Departamento que resulta contraria a derecho. Rogamos que se ordene de modo explícito nuestra inclusión en el listado de profesores encargados de la dirección de Tesis en este programa de Doctorado (pues cumplimos los criterios vigentes en la Universidad de Zaragoza), que asimismo se explicite que no puede excluirse a los abajo firmantes de la participación en el Máster sobre la base de que no pertenecen a ciertos grupos de investigación. Esta mención completamente explícita se hace imprescindible, pues tanto los coordinadores del Máster como la Dirección del Departamento han manifestado repetidamente, como consta en las Actas, que no son claras o no se entienden las resoluciones del Rectorado relativas a este Postgrado, y se han escudado en esta supuesta ambigüedad de las resoluciones del Rectorado para evitar su cumplimiento.

Reiteramos nuestras quejas al Rectorado por el acoso administrativo a que venimos siendo sometidos por los coordinadores del Máster de Estudios Ingleses y la Dirección del Departamento de Filología Inglesa y Alemana, que pretenden reinventar para nuestro caso las normas generales de ordenación docente de la Universidad, condicionando la capacidad docente de los Profesores Titulares, en unas enseñanzas oficiales, al hecho de que sean miembros de ciertos grupos de investigación—en la práctica, de los grupos dirigidos por los coordinadores del propio Máster."

Bien, pues aún ha habido más actuaciones en postgrado. (Ya lo decía Shakespeare: todo teatro, y todos actores). Hoy había reunión, y la presidenta de la Comisión de postgrado del departamento de Filología Inglesa y Alemana nos ha vuelto a reiterar que no conocía cuáles son los criterios para dirección de tesis en esta universidad, y si se nos estaba excluyendo con razón y derecho. Pues mira que la Comisión de Doctorado de la Universidad, y luego el Rector, se los recordaron, y no hay más que leerse esta página web de la normativa universitaria donde los pone en público y bien claritos.

Como verán, ahí no dice nada de que haya que pertenecer a un equipo de investigación. Pero la presidenta de la comisión de postgrado del departamento, Dra Herrero, como el Director del departamento Dr. Inchaurralde, siguen arguyendo que no entienden la normativa universitaria, que se la explique el Rector un poco más, y a la espera están de que eso suceda. Así que se ha vuelto a desestimar nuestra solicitud de que se nos incluya en el programa de doctorado de Estudios Ingleses.

He constatado, sin embargo, que empiezan a desmoronarse las murallas, y es que la necesidad aprieta. El otro día se aprobó en Consejo, y hoy se ha abundado en el tema, que... bueno, aunque no se incluya a los demás doctores en el postgrado, sí pueden CODIRIGIR una tesis con algún doctor de dentro. Lo cual me ha sonado a "yo pongo el marchamo, y usted (que no le dejo tener marchamo) pone la tesis)". Genial. Pero es sólo un primer paso, este afloje. Porque como digo aprieta la necesidad, y si a los profesores se les veta la entrada al programa, en cambio a los alumnos que se quieran matricular, puente de plata, o se les caza con lazo. Se trata de importar estudiantes y doctorandos al programa, que calidad tiene mucha, pero candidatos, pocos.

¿Solución? Succionemos el alumnado de otros programas. Por ejemplo, de este otro programa del departamento, plan viejo, no europeo, que va a la extinción. Hoy se ha propuesto, y votado (con mi voto en contra) admitir al programa a todos los alumnos que estén cursando el otro programa y así lo soliciten, convalidándoles todo en bloque (cuando este departamento siempre ha hecho morro fino y no convalidaba una asignatura de inglés por otra más que examinando cuidadosamente la plena coincidencia del programa...). Ahora se ha pasado al asalto, y desmantelamiento del otro programa, "para beneficiar a los alumnos". Oigan, a mí también me beneficia si de repente me convalidan la carrera que tengo hecha por otra más, pero no lo van a hacer, ¿verdad?

Así que quien se plantease hacer una tesis en el otro programa.. ya sabe, a hacerla "codirigida" en este postgrado de Estudios Ingleses, que llegó la hora de las rebajas. Supongo que por la misma regla de tres les regalarán los cursos de doctorado a todo el que venga de otra universidad, del programa que sea, con tal de que se apunte a este programa. Me pregunto si eso subirá o bajará la calidad. Es, en todo caso, una actuación decidida en la lucha por la vida.


—oOo—

Especial Informativo : "A 14 días frente el abismo"

lunes, 18 de septiembre de 2017

Bea at the Beach

Bea at the Beach

Lecture 1 : The Anglo-Saxon Period

John Milton: 12. The Blind Prophet (John Rogers)

Sigo siendo el más leído en Filología

Sigo siendo el más leído en Filología

Los delitos de los separatistas


Jiménez Losantos, Federico. "Federico a las 6: Los delitos de los separatistas." EsRadio 18 Sept. 2017.*
2017

Retropost #1789 (18 de septiembre de 2017: Brush Up Your Shakespeare


Una vez más comenzando la asignatura de Shakespeare en quinto curso de Filología Inglesa...

He aquí la recomendación de unos serviciales mafiosos: Pégale un repaso a tu Shakespeare, empieza a citarlo ya, y todas te harán una reverencia china hasta el suelo. ("Brush up your Shakespeare", de Cole Porter, Kiss Me Kate).









MOBSTERS:

The girls today in society
Go for classical poetry,
So to win their hearts one must quote with ease
Aeschylus and Euripides.
But the poet of them all
Who will start 'em simply ravin'
Is the poet people call
The bard of Stratford-on-Avon.

Brush up your Shakespeare,
Start quoting him now.
Brush up your Shakespeare
And the women you will wow.
Just declaim a few lines from "Othella"
And they think you're a heckuva fella.
If your blonde won't respond when you flatter 'er
Tell her what Tony told Cleopaterer,
And if still, to be shocked, she pretends well,
Just remind her that "All's Well That Ends Well."
Brush up your Shakespeare
And they'll all kowtow.

Brush up your Shakespeare,
Start quoting him now.
Brush up your Shakespeare
And the women you will wow.
If your goil is a Washington Heights dream
Treat the kid to "A Midsummer Night Dream."
If she fights when her clothes you are mussing,
What are clothes? "Much Ado About Nussing."
If she says your behavior is heinous
Kick her right in the "Coriolanus."
Brush up your Shakespeare
And they'll all kowtow,
And they'll all kowtow,
And they'll all kowtow.

Brush up your Shakespeare,
Start quoting him now.
Brush up your Shakespeare
And the women you will wow.

Brush up your Shakespeare
And they'll all kowtow.




—oOo—

Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.